Menú

Activa participación de directivos de ACCIÓN en Foro Político de Desarrollo

Esta convergencia tuvo por objetivo debatir sobre distintos aspectos relacionados con la implementación a nivel regional de la Agenda 2030 sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), ampliando el diálogo entre las organizaciones de la sociedad civil y las autoridades locales.

Una reunión regional latinoamericana multiactores del Foro Político de Desarrollo (FPD) de la Comisión Europea se realizó en Antigua, Guatemala con la participación de unos ochenta representantes de organizaciones de la sociedad civil (OSC), entre ONG, cooperativas, sindicatos, organizaciones feministas/de mujeres, sector privado y autoridades locales de toda América Latina. Entre ellas estuvieron presentes la presidenta y el director ejecutivo de ACCIÓN, Francis Valverde y Miguel Santibáñez, respectivamente.

Esta convergencia tuvo por objetivo debatir sobre distintos aspectos relacionados con la implementación a nivel regional de la Agenda 2030 sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), ampliando el diálogo entre las organizaciones de la sociedad civil y las autoridades locales.

Esta instancia fue convocada por la Mesa de Articulación de Asociaciones Nacionales y Redes de ONG de América Latina y el Caribe (en representación de las OSC que participan en el Foro) y la Federación Latinoamericana de Ciudades, Municipios y Asociaciones de Gobiernos Locales (FLACMA) en representación de las autoridades locales. Contó con el apoyo de la Comisión Europea y de la Agencia Española para la Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) la que cedió las instalaciones de su Centro de Formación Regional en la ciudad de La Antigua para celebrarla.

El Foro político de Desarrollo se realizó el 7 y 8 de julio, e incluyó además una presentación sobre la revisión del Consenso Europeo sobre el Desarrollo.

Actividades paralelas de discusión

En el Foro Político de Desarrollo se realizaron exposiciones sobre los diferentes puntos que se relacionan con la implementación de la Agenda 2030 a nivel regional; los desafíos que enfrentan las OSC y las autoridades locales (ALs) para la implementación de la Agenda 2030, con especial énfasis en la perspectiva de género; análisis del ambiente favorable para las OSC y las ALs para su participación en la implementación de los ODS a nivel nacional; una revisión de lo avanzado a nivel regional respecto de las Hojas de Ruta sobre las OSCs; una discusión sobre las ventajas y dificultades para la concertación de alianzas multi-actores a nivel regional, nacional y local para el logro de los ODS; la participación de los actores regionales de ALC en distintos eventos globales relacionados con la Agenda 2030; entre otros.

La participación fue activa en plenarios, debates, grupos de trabajo regionales como sectoriales o temáticos, además de foros y otros espacios donde se realizaron una serie de recomendaciones para la implementación de la Agenda 2030 en la región para que sean asumidas por los distintos actores y promovidas conjuntamente ante la Unión Europea y distintos espacios y dinámicas regionales y globales.

Las diez conclusiones y recomendaciones

En el documento emanado desde el Foro Político de Desarrollo publicado tras el encuentro, se manifiesta que “se constata una contradicción entre los contenidos de la Agenda 2030 y el modelo de desarrollo extractivista vigente en la región, depredador e insostenible, así como problemas con la calidad de la democracia y el pleno respeto de los Derechos Humanos en muchos de sus países lo que pone en riesgo el logro del carácter universal e indivisible de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”.

En el documento titulado Conclusiones y recomendaciones de la reunión ALC multi-actores del Foro Político sobre el Desarrollo, se realizan diez conclusiones y recomendaciones en relación a la Agenda 2030. Se insiste en que “es necesario consolidar estrategias para incorporar transversalmente la Agenda 2030 al día a día de la acción política y los procesos de planificación del desarrollo tanto a nivel país como en la cooperación trasnacional y regional. Para lograrlo, es imprescindible un ambiente propicio que fortalezca el trabajo y la participación efectiva de las Organizaciones de la Sociedad Civil y las Autoridades Locales”.

Asimismo aclara que, si bien la región ha conocido en los últimos años tasas positivas de crecimiento, es preocupante el aumento de la desigualdad y, específicamente realizan una crítica al uso del PIB como indicador principal para medir el grado de desarrollo ya que “no es suficiente y oculta la desigualdad al interior de cada uno de los países y de la región”. Es en este sentido que llaman a realizar políticas públicas que “aborden las causas estructurales y las diferentes expresiones de las desigualdades”, se fomente una mejor distribución de la riqueza, y que haya una “concepción multidimensional del desarrollo”.

Enfrentar la desigualdad de género es el segundo punto del documento, estableciendo que existen diversos tipos de violencia contra la mujer, tanto en ámbito laboral, salarial, como en la reproducción de roles de género que obstaculiza el ejercicio pleno de los derechos sexuales y los derechos reproductivos y la violación sistemática de los derechos humanos. Para enfrentar esta desigualdad, se recomienda “reflejar la magnitud de este problema en la región y establecer instrumentos que sean capaces de combatir esta desigualdad”, para lo que se requieren recursos, específicamente la “constitución del fondo regional destinado a la igualdad entre los géneros y al diálogo intercultural impulsado por el movimiento feminista de la región”.

Respecto al clima, el punto tres planteó la alta vulnerabilidad que tienen algunos países respecto al cambio climático, para lo que se recomiendan estrategias que presten una atención especial a estos niveles de vulnerabilidad climática, en particular priorizando la atención a las poblaciones más expuestas a sus efectos”.
Para sensibilizar a nivel gubernamental y ciudadana acerca de la Agenda 2030, que es el punto cuatro, se planteó como fundamental “apoyar el papel que juegan tanto las Autoridades Locales como las Organizaciones de la Sociedad Civil en difundir los Objetivos de Desarrollo Sostenible y fortalecer la difusión de información sobre la agenda a la comunidad en general”.

En la misma línea se acordó que las responsabilidades de la implementación de la Agenda 2030 deben estar “claramente distribuidas entre los diferentes niveles de gobierno, teniendo en cuenta las responsabilidades y ventajas comparativas distintivas de cada nivel, para lo que se recomienda tanto la “localización” de la Agenda como el diseño de mecanismos institucionalizados de participación, coordinación y articulación
que armonicen y potencien los esfuerzos de todos los actores implicados en todos los niveles. “Existe consenso en que fortalecer los sistemas de monitoreo y rendición de cuentas para dar seguimiento a la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, tanto a nivel local como nacional, constituye una condición indispensable para asegurar el logro de los objetivos de la Agenda”.
Visión holística

El tema número seis del documento se plantea en relación a “la propia naturaleza y complejidad de la Agenda (trans-ministerial y a largo plazo) que desafía tanto la mentalidad institucional como el cortoplacismo existente en muchas de las dinámicas gubernamentales en la región”, y llama a fomentar una visión más holística y participativa tanto en el diseño como en la implementación de la Agenda 2030. Paara lo cual se recomienda “condiciones favorables y mecanismos claros para una efectiva participación, incluyendo la no criminalización y el fortalecimiento de sus instituciones y movimientos para que estrategias y acciones sean cada vez más asertivas”.

El punto siete, “parecen consolidarse marcos de colaboración más innovadores y participativos, muchas veces con un marcado carácter multi-actor, capaces de ser más eficaces en la implementación de la Agenda 2030 en temas relevantes como género, la reducción de la pobreza y las desigualdades, el cambio climático, el trabajo decente y productivo, la empresa sostenible, etc”. Para ello se recomienda “valorar y apoyar estas dinámicas multi-actores y su capacidad de liderazgo en la definición de estrategias nacionales y regionales para la implementación de la Agenda 2030″.

En el punto ocho, se plantean “Hojas de Ruta” para fomentar “el fortalecimiento de la sociedad civil en su capacidad de acción y formulación de propuestas. Ellas ayudan a mejorar la frecuencia, el espectro y la profundidad del diálogo de la UE con las OSC; contribuyen a mejorar el conocimiento mutuo, el diálogo y la cooperación con los Estados miembros; e integran a las OSC en todo el ciclo de cooperación (política y técnica) de la UE”.Para lo que se recomienda ampliar la cobertura “a más actores de la sociedad civil y del sector privado -teniendo en cuenta la institucionalidad y representatividad de las organizaciones convocadas para su elaboración-; divulgando el mecanismo y sus resultados en cada país”.

El penúltimo tema considera a la Unión Europea como un “socio sólido, tanto por la sociedad civil y las Autoridades Locales, para la

implementación de la Agenda 2030 en la región”, y “un mayor diálogo con las Delegaciones” en beneficio de la implementación de los ODS, lo que “permitiría promover un mayor conocimiento del futuro de la política europea de cooperación para el desarrollo en general y la implementación de la Agenda 2030 en particular. Para esto se recomienda “la reinvención del compromiso de la UE con la sociedad civil en países de renta media o media/alta en los que la cooperación está desapareciendo”, así como “en países con ambientes no propicios el retiro de la cooperación de la UE no puede basarse en indicadores meramente económicos”.

Finalmente, se confirmó el interés en que no se pierda el trabajo realizado durante estos dos días y se de continuidad a los debates y conclusiones a las que se ha llegado durante el Foro. Para lo que se invita “a contribuir al trabajo del Foro para que continúe ofreciendo una plataforma de diálogo global y regional que beneficie a toda la colectividad”. En ese sentido, propone, primero, a nivel nacional y local, dinámicas multi-actores; segundo trabajar articuladamente a nivel regional, en especial respecto al Foro de países ALC para la implementación de la Agenda 2030 y otros espacios regionales; y en tercer lugar, participar en la revisión del Consenso Europeo sobre el Desarrollo desde la especificidad de nuestras organizaciones y realidad regional.

Déjanos tu comentario