Menú

Alumnos de arte de Corporación para Ciegos conocieron al escultor chileno Palolo Valdés

Columpios que se balancean desde el techo de una casa hasta el medio del living escaleras en caracol que llegan hasta un cuarto, quinto o sexto piso, todo rodeado de plantas, sonidos de agua y obras de arte. Así es el lugar en el que se desarrolló esta experiencia única, con más de 10 alumnos ciegos.

El artista convidó a todos los alumnos de escultura de la Corporación para Ciegos a su casa taller, en la cual pudieron conocer, a través del tacto, conversaciones y dinámicas sensoriales, los reconocidos toros y caballos que Pedro Pablo Valdés crea con materiales tales como piedra y fierro.

Columpios que se balancean desde el techo de una casa hasta el medio del living escaleras en caracol que llegan hasta un cuarto, quinto o sexto piso, todo rodeado de plantas, sonidos de agua y obras de arte. Así es el lugar en el que se desarrolló esta experiencia única, con más de 10 alumnos ciegos.

“Fue una experiencia muy interesante. Al no tener vista, ellos perciben de una manera diferente las cosas y por lo mismo, son mucho más sensibles a los sentimientos y los sentidos, los que se agudizan un montón. Al momento de tomar las esculturas son más asertivos y, cuando las hacen, las proveen de una belleza diferente, muy interesante”, explicó el escultor.

La profesora del taller de pintura, María José Gutiérrez, quien también participó de la visita aseguró que “para ellos la experiencia fue determinante, porque Palolo los dejó más seguros de lo que pueden llegar a hacer con sus habilidades”.

María José agregó que el escultor “les dio una explicación muy didáctica de forma cariñosa y empática, donde se produjo una sintonía perfecta (…) Estaban todos contentos. Fue una vivencia, una clase más, pero conectada a otros ámbitos, no solo a la escultura, sino con la parte humana del artista, quien nos recibió muy acogedoramente”.

“Pintando y esculpiendo desde perspectivas diversas” es un programa de alta calidad que se realiza gracias al Fondo Nacional de Proyectos Inclusivos de Senadis y busca potenciar el acercamiento de las personas en situación de discapacidad visual al mundo de las artes visuales, a través de una metodología inclusiva que contribuya a su desarrollo personal y participación social en un contexto artístico cultural.

De esta manera surgió el diálogo entre el maestro y sus discípulos de las artes, quienes aprendieron desde la práctica, pintando y esculpiendo, para luego incorporar los aprendizajes adquiridos, fusionando técnicas e incorporando nuevas influencias, pero por sobre todo fue una experiencia humana. “Lo pasaron muy bien y yo lo pasé muy bien. Después de que vinieron a mi casa, yo fui a la Corporación para Ciegos y disfrutamos, nuevamente, de otra tarde muy agradable”, añadió el escultor.

Déjanos tu comentario