Menú

C-Lab: Emplea inaugura centro de “head hunting” social para personas excluidas

C-Lab busca ser un espacio dinámico, abierto a la comunidad y que entregue atención oportuna a todas las personas que lo requieran, a través de una metodología de base, la cual será adaptada a las necesidades y capacidades de quienes lo requieran.

Por Comunicaciones Hogar de Cristo

La institución del Hogar de Cristo presenta un novedoso centro de activación, inclusión e inserción que busca apoyar e insertar laboralmente a hombres y mujeres en situación de pobreza. La iniciativa vincula al sector privado, a la oferta pública y a la comunidad, y su primer logro es que empresas Cencosud contratará para puestos de entrada a participantes de C-Lab.

“El Centro de Activación Laboral (C-Lab) es un espacio personalizado, flexible, con foco en las capacidades de las personas y que articula al sector privado, a la oferta pública y a la comunidad para conseguir empleo a los más vulnerables y lograr que lo mantengan y se desarrollen en él”, dice Ricardo Délano, director ejecutivo de fundación Emplea, del Hogar de Cristo, que este jueves 23 de agosto inaugura este novedoso centro de apoyo, en Estación Central, con la presencia del ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg y de destacados líderes empresariales, como Bernardo Larraín, presidente de la SOFOFA y la gerente de inclusión de Cencosud, María Paz Franzani.

C-Lab busca entregar herramientas y habilidades de trabajo, además de apoyar la inserción laboral de personas en situación de exclusión social. El objetivo es prestar asesoría y acompañamiento en su búsqueda y obtención de empleo a migrantes, personas en situación de calle, adultos con discapacidad física o mental, mujeres jefas de hogar, jóvenes que no estudian ni trabajan, adultos mayores vulnerables y a quienes presentan problemas de alcohol y otras drogas, entre otros grupos excluidos del mercado laboral.

Dado que la actual política pública a través de las Oficinas Municipales de Información Laboral (OMIL) y el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE) dan escasa y parcial respuesta a la inserción laboral de los mencionados grupos, surgió la necesidad de desarrollar un sistema complementario de intermediación laboral efectivo que atienda de manera personalizada las necesidades de inclusión laboral de estas personas.

C-Lab busca ser un espacio dinámico, abierto a la comunidad y que entregue atención oportuna a todas las personas que lo requieran, a través de una metodología de base, la cual será adaptada a las necesidades y capacidades de quienes lo requieran.

De acuerdo a fundación Emplea, 676.076 personas en situación de pobreza y con potencial de emplearse se encuentran excluidas del mercado laboral. Si bien buscan una oportunidad, no han logrado acceder a un puesto de trabajo o se encuentran en uno precario. De las personas que buscan trabajo, un 25,8% de la población del 10% más pobre se encuentra sin empleo lo que representa a 229.336 personas, mientras que del 10% más rico de la población sólo un 2,7% está en busca de empleo sin encontrarlo; es decir, 24.000 personas. Son casi 23 puntos porcentuales de diferencia entre el 10% más rico y el 10% más pobre de la población respecto a la tasa de desocupación y casi 10 veces más desocupados en el primer decil que en el décimo.

A la iniciativa, se sumará la multinacional chilena Cencosud, la cual firmará un convenio que dispondrá de plazas laborales para los participantes de C-Lab. Serán trabajos de primera línea o de entrada, permitiendo comenzar una carrera laboral en la empresa. “Lo que buscamos a través del Centro de Activación Laboral es erradicar la pobreza y cambiar trayectorias de vida de cientos de personas que hoy están excluidas del mercado laboral, por medio de un proceso de activación que les permita acceder y permanecer en un puesto de trabajo decente. Es por ello que convocamos a más empresas a sumarse a esta iniciativa”, afirma Ricardo Délano.

Déjanos tu comentario