Menú

Cuidados: el gran desafío para una sociedad que envejece

Según la Casen 2015, el 42,2% de las personas mayores dependientes cuenta con cuidador en el hogar, el 14% con cuidador externo, el 30,4% tiene la posibilidad de tener ambos tipos de cuidadores y el 4,3% no cuenta con cuidador. En este ámbito existen 3 tipos de dispositivos de cuidados: Cuidados Domiciliarios; Centros Día y Establecimientos de Larga Estadía.

Por Pablo Pizarro, Director de Planificación Fundación Oportunidad Mayor
Pablo Pizarro, director de Proyectos de Fundación Oportunidad Mayor.

El fenómeno del envejecimiento trae consigo grandes desafíos, tanto para aquellos que envejecen bien, autónomos e independientes; como para quienes, por razones de pobreza, abandono o genética, lo hacen de manera más deficitaria. Las estadísticas indican que la población chilena pasó de 900 mil personas mayores de 60 años, en 1980, a 3 millones en 2015. Se estima que para el año 2050 serán más de 6,3 millones.

De ese total, un 14,4% presenta algún grado de dependencia, ya sea física o cognitiva, cifra que corresponde a 442.886 personas, según datos entregados por la Casen 2015.

Dejar de ser independiente es uno de los grandes temores de quienes empiezan a envejecer. Así lo advirtió la última Encuesta Calidad de Vida, PUC-Caja Los Andes, y es probable que así lo hayamos constatado todos los que tenemos alguna persona de edad cerca. Por lo mismo, resulta urgente desarrollar un modelo de cuidados sociosanitario, que permita apoyar la labor de cuidado que se realiza en los hogares, así como mejorar la atención de salud, a objeto de entregar una atención especializada de acuerdo a la realidad y condición de cada persona.

Respecto de la atención especializada el diagnóstico es categórico: en Chile existen sólo 70 geriatras, en circunstancias que el estándar de la OMS es de 1 geriatra cada 5.000 personas mayores. Eso indica que en Chile debiese haber a lo menos 600. De los geriatras en ejercicio, el 9 de cada 10 se concentra en la Región Metropolitana.

El 90% de los geriatras atiende en el sector privado, siendo que el 85,2% de las personas mayores de 60 está adscrita al sector público (Casen, 2015). Tan solo 4 universidades forman la subespecialidad de geriatría (PUC, U. de Chile, USACH, U. Mayor), todas de la Región Metropolitana.

Por otra parte, existen solo 6 Unidades Geriátricas de Agudos (4 en RM, una en Concepción y una en Coyhaique), que son unidades especializadas en la atención multidisciplinaria de pacientes mayores, cuyo objetivo es evitar la pérdida de la funcionalidad, autonomía o vitalidad del paciente que se produce frecuentemente cuando una persona mayor se hospitaliza, permitiendo que a su alta, y luego de resolver sus problemas médicos, pueda retornar a su vida social y familiar a lo menos en las mismas condiciones en que se encontraba antes del cuadro que motivó el ingreso.

Según la Casen 2015, el 42,2% de las personas mayores dependientes cuenta con cuidador en el hogar, el 14% con cuidador externo, el 30,4% tiene la posibilidad de tener ambos tipos de cuidadores y el 4,3% no cuenta con cuidador. En este ámbito existen 3 tipos de dispositivos de cuidados: Cuidados Domiciliarios; Centros Día y Establecimientos de Larga Estadía.

• Cuidados Domiciliarios: su objetivo es garantizar que las personas mayores en situación de dependencia moderada o severa, accedan a servicios sociosanitarios de apoyo integral, acorde con sus niveles de dependencia y entregados en su domicilio, además de entregarle respiro al cuidador principal. Actualmente este programa se desarrolla como experiencia piloto en tres reparticiones públicas:
o “Chile Cuida” (Dirección Sociocultural de la Presidencia), piloto en 5 comunas.
o “Sistema Nacional de Cuidados” (Ministerio de Desarrollo Social), activo en 12 comunas.
o “Cuidados domiciliarios” (SENAMA), activo en 22 comunas.
• Centros días: su objetivo es conservar o mejorar el nivel de funcionalidad de las personas mayores, manteniéndolas en su entorno familiar y social. Además de entregar respiro al cuidador. Estas experiencias se comenzaron a desarrollar el año 2013, lideradas por Senama, ahora se están sumando nuevos municipios.
• Establecimientos de Larga Estadía (ELEAM): Provisión de cuidados a personas mayores que por motivos biológicos, psicológicos o sociales, requieren de un medio ambiente protegido y de cuidados diferenciados y especializados, los que tienen por objeto la prevención y mantención de su salud, la mantención y estimulación de su funcionalidad y el reforzamiento de sus capacidades remanentes (Minsal, 2010). Según el último catastro elaborado por el Senama, en Chile existen 726 Establecimientos de Larga Estadía para Adultos Mayores (ELEAM), que atienden en su conjunto a 19.634 adultos mayores.

Los programas de cuidados domiciliarios y centros días se han aplicado en Chile con financiamiento público y una parte privada y ejecutados por la sociedad civil (fundaciones) o municipios. Es imperativo, sin embargo, seguir mejorando la coordinación del trabajo entre gobierno central, gobiernos locales, fundaciones, universidades y profesionales independientes. En el caso de los ELEAM, se han ejecutado principalmente por fundaciones, que en los últimos 5 años han podido acceder a un subsidio estatal, y el resto instituciones privadas con cargo a la persona mayor y/o su familia.

Ejemplos de los cambios demográficos profundos, son el caso del Hospital Base de Valdivia, donde con el apoyo de la Fundación Oportunidad Mayor se está avanzando en la implementación de una UGA, donde se aprovechó la infraestructura existente y sus recursos humanos, para reconvertir dos salas de hospitalizados de la unidad de maternidad debido a su baja utilización (inferior al 65%) por la menor tasa de nacimientos, siendo en unos meses más inaugurada para la atención de pacientes mayores de 60 años. Otro ejemplo es en la ciudad de Panguipulli, donde fue entregado para actividades de clubes de adultos mayores y próximamente un centro día, lo que era hasta hace unos años un colegio de educación básica.

También se incluyen en este modelo los nuevos campos clínicos para la formación de los futuros profesionales de la salud, donde los establecimientos de larga estadía son una pasada obligatoria para todo médico, kinesiólogo, enfermera, fonoaudiólogo, terapeuta ocupacional, psicólogo que quiera aprender de su paciente del futuro próximo.
Esperamos que este sea solo el comienzo de múltiples iniciativas público-privadas que se realicen a lo largo de todo Chile. La llamada “Revolución de la Longevidad” debe ser considerada una oportunidad tanto para el Estado como para los actores de la sociedad civil y el sector privado. Experiencias internacionales confirman que el trabajo colaborativo es el modelo que nuestro país debe adoptar para convertirse en un país que entrega a sus mayores un envejecimiento digno y feliz.

Déjanos tu comentario