Menú

El bullying y el abuso de menores son abordados por compañía dedicada al teatro social

“La Minga Teatro” desarrolla, con recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), una propuesta dramática enfocada a orientar a niños y adultos en torno a estos delicados problemas tan dolorosamente actuales.

El problema del “bullying” o acoso escolar y el abuso de menores, han sido dos de las grandes preocupaciones de la sociedad chilena en los últimos años. La compañía “La Minga Teatro” desarrolló una propuesta de teatro social que aborda ambas temáticas buscando orientar a los adultos cuyas familias se ven enfrentadas a este tipo de graves problemas.

Con recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), la citada compañía desarrolló una propuesta dramática que aborda este tipo de temáticas desde un punto de vista que privilegia la contención y las propuestas de salida, al tiempo que pretende llegar a comunidades locales que se muestran crecientemente inquietas frente a estas problemáticas.

Es así como “La Minga Teatro” desarrolló un conjunto de funciones teatrales enfocadas a comunidades de vecinos y colegios de dos comunas de Santiago Oriente -La Reina, Ñuñoa y Peñalolén-, buscando presentar en un formato distinto estos graves problemas, discutirlos y encaminar a los interesados a entidades públicas y privadas  que promueven su solución.

La compañía teatral –que es dirigida por la actriz Ana Cárdenas y donde también participa en la producción y actuación Jacqueline Adrián-,  viene trabajando en teatro social desde hace varios años. Ha trabajado en conjunto con entidades como Carabineros de Chile y su Dirección de Protección a la Familia, (Diprofam) y ha desarrollado funciones en todo el país enfrentando temáticas como la violencia intrafamiliar, el abuso escolar y el abuso de menores.

Con las obras “Matona”, que aborda el tema del bullying, “Yo no quiero Morir” que enfrenta el de la violencia intrafamiliar y “¿Por qué guardan los secretos?”, el delicado tópico del abuso de menores, la compañía desarrolló, entre octubre y noviembre de este año, ocho funciones en La Reina y Peñalolén, que impactaron a la comunidades de vecinos y colegios que las vieron.

Este trabajo ha contado con el apoyo también de la “Fundación para la Confianza”, entidad que formaron los principales afectados por el caso Karadima, la cual ha participado entregando su  particular visión ante el tema del abuso de menores.

De esta forma, la citada compañía está cerrando el proyecto desarrollado en el sector oriente de Santiago, que fue ganado por una agrupación social local (Asogafe) y se apresta a seguir abordando otras temáticas de delicado contenido social, tales como el alcoholismo y drogadicción, problemas que, como se sabe, están afectando fuertemente a sectores juveniles del país.

 

Déjanos tu comentario