El Centro de Filantropía de la UAI lanza mapa de las fundaciones filantrópicas

Los hallazgos, desafíos y conclusiones de este estudio “Mapeo Filantropía e Inversión Social” muestran la fortaleza de la filantropía institucional que se canaliza a través de fundaciones, su crecimiento creciente en los últimos años y el aporte a lo largo del país en ámbitos en áreas relevantes del desarrollo como es la educación.

El Centro de Filantropía e Inversiones Sociales (CEFIS) de la Escuela de Gobierno UAI presenta los primeros resultados del Mapeo de Filantropía e Inversiones Sociales en Chile, proyecto de investigación que caracteriza la visión y práctica de los donantes en Chile y que el CEFIS realiza en colaboración con investigadores del Hauser Institute for Civil Society de Harvard Kennedy School y el auspicio de Fundación Reinaldo Solari, Fundación San Carlos de Maipo y Fundación Chile Más Hoy.

En el evento del 9 de mayo presentan los resultados del estudio “Filantropía Institucional: fundaciones filantrópicas en Chile” Magdalena Aninat, directora CEFIS UAI, Rodrigo Jordán, Presidente de la Fundación para la Superación de la Pobreza, Ignacio Briones, decano de la Escuela de Gobierno de la UAI, y Marcela Rentería DRCLA Harvard.

Este es el primer estudio del Mapeo que caracteriza a las fundaciones filantrópicas vigentes, legalmente constituidas, que cuentan con una fuente de financiamiento estable o permanente, donde el 50% o más de sus recursos provienen de una fuente privada, que poseen un directorio propio u otro organismo de máxima dirección equivalente, que no tienen accionistas, y que dedican su labor a distribuir sus recursos financieros hacia fines sociales, educativos, culturales, medioambientales u otros ámbitos de beneficio público. Es decir, dentro del amplio universo de organizaciones de la sociedad civil y de fundaciones constituidas, estas fundaciones se distinguen por tener capacidad de operar programas y donar a otras fundaciones, teniendo una fuente de recursos que les entrega la capacidad de proyectar su labor en el tiempo.

El estudio identifica 108 fundaciones filantrópicas en Chile, de las cuales 84 participaron en el estudio. De ellas 45% corresponden a fundaciones de tipo familiar, 26% son fundaciones corporativas o empresariales, y un 29% de a fundaciones independientes y fundaciones de fondos internacionales.

En la oportunidad Magdalena Aninat recalcó que “CEFIS es primer centro académico en Chile dedicado a aportar conocimiento para fortalecer los aportes privados voluntarios al bienestar social. Buscamos aportar al desarrollo de una cultura filantrópica en el país. La investigación y los datos permiten comprender a cabalidad el aporte que las contribuciones privadas realizan al desarrollo social, identificar ámbitos para mejorar su práctica o trabas que impiden su crecimiento, e ir avanzando hacia la creación de confianza social y fortalecimiento de la sociedad civil. Esa es la importancia del Mapeo de Filantropía e Inversiones Sociales”.

Principales hallazgos

Los hallazgos, desafíos y conclusiones de este estudio “Mapeo Filantropía e Inversión Social” muestran la fortaleza de la filantropía institucional que se canaliza a través de fundaciones, su crecimiento creciente en los últimos años y el aporte a lo largo del país en ámbitos en áreas relevantes del desarrollo como es la educación.

• Un sector en Crecimiento: En Chile la filantropía institucional tiene una larga trayectoria y a la vez, manifiesta un fuerte dinamismo en los últimos diez años: de hecho, en tanto 56% de las fundaciones tienen más de 11 años de antigüedad, un 44% la componen organizaciones de fundación más reciente. En Chile el crecimiento reciente del sector se explica principalmente por el surgimiento de fundaciones familiares.

• El aporte en inversión social: Este estudio identifica por primera vez el aporte de la filantropía institucional en términos monetarios reflejado en el dato sobre gasto social, esto es, el monto que destinan las fundaciones a donaciones a terceros o al desarrollo de programas con fines sociales. Si bien esta cifra no señala el impacto en el cambio social o medioambiental de los beneficiarios, es un dato objetivo del aporte económico que realiza este sector. El gasto social de las fundaciones filantrópicas en torno a los 83 millones de dólares, lo que representa un 0,03% del Producto Interno Bruto de Chile en 2015 una cifra que contribuye a engrosar el 0,1% del PIB que aportan las donaciones registradas ante el Servicio de Impuestos Internos.

Leer más  Programa de educación financiera capacitará a 500 estudiantes de Enseñanza Media de la Región Metropolitana

• Presencia en regiones más pobladas: los datos del estudio dan cuenta de un sector presente a lo largo de todo el país, pero con mayor énfasis donde se concentra gran parte de la población. Como se ha señalado, existe un alto porcentaje de fundaciones que realizan inversiones en la Región Metropolitana (61%), seguida por la Región de Valparaíso (30%), constatando que las regiones con mayor población son las que atraen mayor presencia de la labor fundacional.

• Aportes en Educación, Arte y Medioambiente: la filantropía institucional en Chile realiza un significativo aporte en el ámbito de educación, siendo el ámbito en que invierten los mayores montos de gasto social (23 millones de dólares el año 2015). Es así como la distribución de recursos de las fundaciones a educación en Chile se concentran fuertemente entre educación básica (42%) y media (31%) y en menor medida universitaria (11%). La primera infancia solo abarca el 16% de estos recursos.

Junto con esto, cabe señalar la amplia trayectoria que tienen las fundaciones filantrópicas en dos ámbitos que han ido ganando relevancia en la agenda pública: las fundaciones dedicadas al arte, cultura y patrimonio, con un promedio de inversión de 618 mil dólares el año 2015 por fundación, y a la conservación de medioambiente, que cuenta también con fundaciones de larga trayectoria.

• Un sector que busca incidir: Es bastante significativo que un 65% de fundaciones filantrópicas en Chile incorpore políticas de evaluación en los distintos proyectos o programas. Además es importante lo que señalan las fundaciones respecto del uso que dan a las evaluaciones que realizan: el aprendizaje interno y el control de la labor que realizan (94%), lo que muestra una conciencia de mejora continua. Según la Universidad de Harvard “incorporar estudios y evidencia sobre el impacto filantrópico que logran con las inversiones es una piedra fundamental para crear una percepción positiva y de confianza hacia el rol de la filantropía en la sociedad” (HIHU y UBS 2015, p.53).

• Alta presencia de organizaciones operativas: el estudio revela una alta presencia de organizaciones operativa, es decir, la filantropía institucional en Chile es llevada a cabo en su gran mayoría a través de la operación de programas propios. La forma de operar de la filantropía institucional en Chile es principalmente a través de programas propios (58%) o a través de un sistema mixto de entrega de donaciones a terceros y operación de programas propios (24%). Solo un 18% de las fundaciones opera únicamente a través de la entrega de
donaciones a terceros

• Organizaciones bien administradas: los datos de gobierno corporativo y recursos humanos que recoge el presente estudio dan cuenta de altos estándares de administración en la filantropía institucional en Chile y del valor de las organizaciones bien administradas. Es significativo el aporte de los miembros de los directorios que, pese a cumplir una labor en forma ad honorem, muestran altos indicadores de involucramiento en distintas instancias de las fundaciones: en la definición de la estrategia de la fundación (98%), en los aportes a terceros (88%), en la definición del presupuesto anual y su distribución (98%) y en las políticas de medición y evaluación (76%), ya sea a nivel de toma de decisiones o de su desarrollo.

• Mujeres en decisiones: directorios o consejos de las fundaciones filantrópicas en Chile están compuestos en promedio por 7 personas, en su mayoría por periodos fijos, y donde dos de los cuales corresponden a mujeres. Es decir, del total de directores de fundaciones, un 29% son mujeres, una cifra que si bien no alcanza una participación equitativa por género, es bastante más significativa si se compara con la participación femenina en los directorios de las empresas abiertas a Bolsa.

Déjanos tu comentario

Noticias relacionadas

    No te quedes fuera. Inscríbete