Menú

El futuro somos las mujeres

Que las mujeres hemos jugado un rol importante en el mundo es un hecho indiscutible; sin buscar más argumentos, somos quienes más influimos en el futuro de la humanidad y en la economía mundial: controlamos la cantidad de personas que habitan en el planeta, y así podemos ser generadoras de riqueza, de estancamiento o de pobreza. Pero por algún motivo, seguimos estando consideradas como una minoría. ¿No estará siendo hora que nos creamos nuestro cuento y actuemos, a pesar de los demás? Somos el 51% de la población.

Por Amparo Carmona, Experta en Conciliación Vida, familia, trabajo
Amparo Carmona, Socia BC&B, Experta en Conciliación Vida, Familia y Trabajo

A propósito de la versión IMPULSA, premio que destaca a las empresas líderes de su respectivo rubro en contratación y talento femenino, es que pensé en escribir una columna con este importante tema.

Que las mujeres hemos jugado un rol importante en el mundo es un hecho indiscutible; sin buscar más argumentos, somos quienes más influimos en el futuro de la humanidad y en la economía mundial: controlamos la cantidad de personas que habitan en el planeta, y así podemos ser generadoras de riqueza, de estancamiento o de pobreza. Pero por algún motivo, seguimos estando consideradas como una minoría. ¿No estará siendo hora que nos creamos nuestro cuento y actuemos, a pesar de los demás? Somos el 51% de la población.

Quizás nuestra mayor desventaja está en la participación en el mundo laboral. ¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué se permite? ¿Por qué nosotras las mujeres lo consentimos?

A todo nivel se habla de la baja presencia de las mujeres en cargos ejecutivos y en directorios, la poca participación en el mundo laboral y la brecha salarial. Se pone de manifiesto el valor de la participación femenina y surgen organizaciones y movimientos para sensibilizar. Con reconocimiento y premio a las empresas que apoyan a las mujeres, intramuros. Y ¿qué le pasa a esa madre que necesita trabajar y quiere hacer familia? Se tensiona.
Seguramente dará una respuesta negativa en la encuesta ISTAS que realice su empresa, a los informes a la Superintendencia de Valores y Seguros según la norma 386, y la empresa buscará soluciones ante la amenaza potencial de una sanción. Pero, claramente la empresa no basta.

Propongo crear dos nuevos premios: Uno a la empresa que cuente más colaboradores (es) que hayan hecho uso del permiso parental; a la compañía que otorgue derecho de sala cuna a padres y madres – indistintamente, a la empresa que respeta los horarios de sus colaboradores; a la que premia a los colaboradores responsables que llevan a sus hijos o a sus padres al médico, que van a las reuniones del colegio. En fin, a la empresa que ve y entiende que el desarrollo de carrera de las mujeres no depende sólo de ellas, ni de las organizaciones en las que trabajan.

Otro galardón para la Municipalidad que más acciones realice en favor de las personas que viven en ella, proveyendo de los mejores medios de locomoción, con más plazas, con mejor iluminación, con más opciones de guarderías para niños pequeños, la que conceda más soluciones al cuidado de los niños mayores de 2 años, la que beneficie con más centros para la tercera edad. En resumen, la organización que permita a hombres y mujeres trabajar tranquilamente. Municipalidades responsables.

Después veamos cómo aumenta la tasa de mujeres trabajando. Es una responsabilidad compartida que incluye un ecosistema que entregue condiciones y garantías y que se resume en un trabajo conjunto entre personas, empresas y municipios.

Déjanos tu comentario