Menú

Entregarte: colaborando con el desarrollo de los futuros artistas

Por Gabriela Castillo

Con más de 50 voluntarios, esta organización intenta instaurar el arte en las vidas de cientos de niños para poder fortalecer su formación. En sus cuatro años, han trabajado con más de 400 adolescentes de escasos recursos, esperando formar a nuevos músicos, pintores, actores y bailarines.

En la Sexta Encuesta Nacional de la Juventud, donde se expresa que solo el 8,3% de los jóvenes dedica parte de su tiempo a realizar actividades artísticas, siendo un 16,2% del segmento socioeconómico ABC1 y solo un 5,3% del segmento más bajo. Esto refleja la brecha cultural existente, donde los sectores menos acomodados realizan tres veces menos actividades culturales.

De igual forma, el Reporte Estadístico Nº7 del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes establece que mientras que el 47,9% del grupo ABC1 ha asistido durante los últimos 12 meses a ver exposiciones de artes visuales, solo el 4,9% del grupo E lo ha hecho. O respecto al teatro: si el 39,2% del nivel ABC1 ha ido a ver una obra de teatro, solo 3,2% del grupo E lo ha hecho.

El debate sobre educación ha marcado gran parte de la discusión país de este último tiempo. Con esto se ha logrado identificar que el conflicto conlleva a un problema mayor: la brecha social presente en el país, alertando a distintos sectores de la sociedad. De esta forma, la desigualdad  se encuentra presente en diversos y múltiples ámbitos de la sociedad, incluyendo también el cultural.

Motivados por este propósito, nace en 2009 Entregarte, una corporación sociocultural sin fines de lucro, que busca aportar soluciones concretas a la integración, desarrollo y enseñanza de la cultura y las Artes en nuestra sociedad. Todo esto a través de talleres realizados por un grupo de estudiantes de distintas universidades y carreras, pero con cierta afición a estas disciplinas.

“La idea es desarrollar el lado artístico y cultural de los niños más vulnerables, para que así, en un futuro, tengan las mismas oportunidades en caso de que quieran dedicarse profesionalmente a alguna disciplina artística, aportando al desarrollo de la cultura en nuestro país”, explica Valentina Smith, Jefa General de Entregarte. “También queremos fomentar el arte en los niños para colaborar en su formación de manera más completa,  entregándoles nueva herramientas para que puedan enfrentarse al mundo. Esta área se deja mucho de lado, pese a que es parte integral del desarrollo de la persona”, explica.  Todo esto con el fin de marcar una diferencia en la sociedad, donde la cultura y la pasión por el arte tomen un rol protagónico en la vida de las  personas, sin importar su edad ni condición socioeconómica.

Actualmente cuentan con un equipo de 50 voluntarios que realizan talleres de arte, música, teatro y danza en los liceos Capitán Pastene, Anexo Indira Ghandi, dos colegios de la Corporación Protectora de la Infancia, ubicados en La Florida y el colegio Sagrado Corazón de Jesús de Renca, todos de alta vulnerabilidad social. Asimismo, realizan proyectos semestrales donde los voluntarios colaboran en la solución de problemáticas atingentes a su especialización –pintatón de casas, construcción de sedes culturales- en diferentes comunidades y salidas culturales  a distintos espacios de recreación junto a los niños y voluntarios. Además cuentan con la capacitación y perfeccionamiento de los voluntarios.

“Por lo general,  tenemos gente que estudia cualquier carrera pero que tiene un talento  artístico y conocimientos sobre la disciplina, queriendo traspasarlos. En este sentido somos bien responsables, por lo que periódicamente hacemos capacitaciones técnicas a los voluntarios, como parte del proyecto, donde viene gente externa que se dedica completamente a esto y les enseña nuevas habilidades a los voluntarios”, explica la Jefa General de la Corporación.

Un nuevo músico desde Entregarte

Cinco años atrás, Yeison Coñuñir, un estudiante del colegio Capitán Pastene, era catalogado como una persona conflictiva, carente de expresiones de afecto y con mal rendimiento académico. Sin embargo y pese a todo pronóstico, había algo que lo inquietaba: sentía que sus habilidades iban por otro lado: el artístico, pero no entendía ni tenía las herramientas para desarrollarlas.

Afortunadamente un año después, voluntarios de Entregarte pasaron por las salas de ese colegio promocionando la iniciativa, invitando a los niños de entre 7 y 15 años a participar todos los sábados por la mañana de los distintos talleres que ofrecían. Entre esos estaba el taller de música, que buscaba  desarrollar un aprendizaje básico de ésta, para que así pudieran profundizar posteriormente en sus intereses personales como la práctica de instrumentos hasta técnicas de vocalización y teoría musical básica.

Motivado por esa invitación, Yeison –actualmente de 15 años- decidió inscribirse en el taller de música, encaminando sus habilidades y su potencial talento artístico. Asistió durante 4 años  a los programas de Entregarte, mejorando todos  los aspectos de su vida,  tornándose un niño responsable, participativo y pacífico. “La historia de Yeison ha tenido una vital importancia dentro de nuestra organización”, comenta Rodrigo Tayeh, Jefe de Formación de la Corporación y profesor del estudiante.  “A nosotros como equipo  nos hizo ver y creer que lo que estábamos haciendo era un proyecto que sí funcionaba y así ha ocurrido hasta el día de hoy”, explica.

Así, el programa del cuál Yeison participó, fue todo un éxito para su desarrollo. Actualmente sueña con ser un músico profesional, por lo que está participando en un área de Entregarte llamado Niños Talentos que les da la posibilidad de ser becados para entrar a una academia de música.

Déjanos tu comentario