Menú

Es tiempo de actuar

En la lógica empresarial resulta elemental el aprovechamiento de recursos, reducir los elementos que se usan, minimizando la contaminación y apostando por la reutilización en la fabricación de bienes de consumo. Así lo consignó el reciente compromiso global por los plásticos —Global Plastics Commitment— en el cual marcas, gobiernos y organizaciones abordaron la contaminación del plástico, comprometiéndose a aumentar el contenido reciclado en sus envases al 25% para 2025 (hoy es 2%).

Por Gonzalo Muñoz, Director Fundación Sociedad Anónima
Gonzalo Muñoz, Co fundador de TriCiclos, Sistema B y director de Sociedad Anónima.

En la lógica empresarial resulta elemental el aprovechamiento de recursos, reducir los elementos que se usan, minimizando la contaminación y apostando por la reutilización en la fabricación de bienes de consumo. Así lo consignó el reciente compromiso global por los plásticos —Global Plastics Commitment— en el cual marcas, gobiernos y organizaciones abordaron la contaminación del plástico, comprometiéndose a aumentar el contenido reciclado en sus envases al 25% para 2025 (hoy es 2%).

Chile entendió el mensaje, y ha sido el cuarto país en el mundo en impulsar el “Pacto por los plásticos”, cuyas metas abordarán cuatro ámbitos: asegurar que todos los envases de plásticos sean reutilizables, reciclables o compostables; eliminar los envases de plástico problemáticos o innecesarios a través del rediseño y la innovación; aumentar la reutilización, recolección y reciclaje de envases de plástico posconsumo, y aumentar el contenido reciclado en la fabricación de envases de plástico.

Este mes se realizó el lanzamiento formal de la COP25, la cumbre sobre cambio climático más importante del planeta, que se realizará en diciembre de este año en Chile y que reunirá a 197 estados y a más de 20 mil personas en torno a una necesidad: tomar medidas urgentes acerca de los efectos de la contaminación ambiental y el cambio climático.

Desde hace diez años, desde Triciclos, luchamos equilibrando los ciclos de la sustentabilidad: social, ambiental y financiero. Fortaleciendo la economía circular. Insistiendo en que el modelo económico lineal de producir, usar y botar estaba llegando a su fin, y que una economía basada en repensar, reducir, reparar, reusar y reciclar era posible.

Chile está tomando liderazgo sobre todas estas materias. Debemos mostrar una ruta viable con soluciones en la escala que se requieren. Los niveles de ambición deben aumentar porque este problema no sólo no da lo mismo: condiciona la solución de todos los demás problemas. Necesitamos un planeta saludable, de modo que es crucial pasar del compromiso a la acción. Las principales inversiones, innovaciones y programas de transformación deben escalar ahora. Sí, se puede. Y el tiempo de actuar es hoy.

Déjanos tu comentario