Fundación Casa de La Paz colabora con recicladores de El Molle en ayuda a Valparaíso

RecDebido al incendio que devastó a la ciudad de Valparaíso el pasado 12 de abril, dejando 956 hectáreas totalmente calcinadas y a más de 2.800 damnificados en la región, miles de personas se han movilizado para ayudar a quienes fueron los principales perjudicados por la catástrofe. Entre ellos se encuentra la Agrupación de Recicladores de El Molle, quienes han decidido retirar la chatarra y los escombros de los lugares afectados, para con los recursos poder ayudar a las familias que lo perdieron todo.

Actualmente, la agrupación cuenta con el apoyo de Fundación Casa de la Paz, y está trabajando por conseguir mejores condiciones laborales para los recicladores de El Molle.

Johann Barrientos, presidente de la agrupación, cuenta que la iniciativa nació luego de que seis de los recicladores fueran víctimas del voraz incendio. “Partimos desde ahí, por ayudarlos a ellos y a toda la gente. Incluso, nuestros compañeros que perdieron todo, también están participando en esta iniciativa. La situación está complicada, nosotros lo vimos, y eso es muy desolador”, comentó Johann.

Por el momento, los recicladores de El Molle están recolectando todos los residuos posibles, para luego ponerlos en camiones propios y externos, y llevarlos hasta los vertederos, donde finalmente consiguen venderlos y obtener dinero a cambio. Todo lo recaudado, cuenta Johann, irá totalmente para las familias afectadas, “para ayudarlas con lo que se puede”. Además, señala que el panorama actual es complejo, principalmente porque hay mucho que hacer en los lugares incendiados, e incluso hay gente que debe sacar los restos de escombros y tierra sólo con la ayuda de pequeños baldes.

El presidente de la agrupación, que existe desde septiembre del año pasado, cuenta que si bien esta es la primera vez que participan en una actividad de ayuda social, están sumamente interesados en trabajar para y por las víctimas de la catástrofe. “Creo que no solo los recicladores deberíamos ayudar, sino toda la gente que está aquí, ya que nadie está ajeno a ninguna desgracia. Hay que aportar con un granito de arena y tener fe en salir adelante. Y si hay otros recicladores que también quieren ayudar, que hablen con nosotros para ver cuál sería el mejor plan de trabajo en conjunto. Así buscamos mejores ideas, puesto que aquí todos servimos para una cosa u otra”, aseguró Barrientos.

Leer más  Fundación Puente realizará su tradicional Cena Solidaria y Bingo 2017

Desde el jueves pasado, Barrientos y los demás recicladores trabajan desde las 21:00 horas hasta el mediodía del día siguiente, y después de eso siguen trabajando para conseguir el sustento diario para sus familias. Es una tarea ardua y agotadora que probablemente se extenderá por dos o tres meses más, sin embargo, dice Barrientos, “hay que tener fuerzas, porque aquí la cosa es darle no más”.

Déjanos tu comentario