Hogar de Cristo y Fantasilandia disfrutaron de una entretenida fiesta de Navidad

Una divertida jornada de esparcimiento vivieron niños, adolescentes y adultos mayores pertenecientes a los distintos programas de nuestra Fundación, quienes participaron en la tradicional celebración de Navidad en Fantasilandia, con la inauguración del nuevo juego para el verano de 2017: TAGADÁ.

Como es tradición desde hace más de 18 años, el Parque de Diversiones abrió sus puertas a más de cinco mil niños, adolescentes y adultos mayores del Hogar de Cristo, quienes recibieron un regalo de Navidad anticipado.

Una divertida jornada de esparcimiento vivieron niños, adolescentes y adultos mayores pertenecientes a los distintos programas de nuestra Fundación, quienes participaron en la tradicional celebración de Navidad en Fantasilandia, con la inauguración del nuevo juego para el verano de 2017: TAGADÁ.

Con este significativo regalo, el Hogar y el Parque de Diversiones brindaron un panorama diferente a miles de personas esta Navidad, entregando su mensaje de solidaridad para este fin de año. Bajo el lema “Voces sin Prejuicio”, la invitación en estas fiestas es a vivir una Navidad derribando las fronteras del prejuicio y ver al otro como un ser digno y con igualdad de derechos.

Pablo Walker sj, Capellán General del Hogar de Cristo, manifestó que “Es una fiesta esperada por todo el año, una vieja amistad entre el Hogar de Cristo y Fantasilandia. Reparamos un derecho, el derecho de ser niño, de vivir la niñez, y aquí en particular hay muchos niños, niñas y jóvenes que participan en escuelas de re-escolarización, de programas de becas; también hay adultos mayores, inmigrantes, personas con discapacidad. Ojalá fuera como un aperitivo de lo que ocurriera en muchos otros espacios; que permanecen cerrados, que se abran las puertas para que sean reparados los derechos a reparar y a celebrar la dignidad que tenemos todos por igual como hijos de Dios . A eso vino Jesús al mundo. A reparar la autoestima y a ponernos alegrías nuevas”.

Déjanos tu comentario