La gran fiesta lectora

No podemos olvidar a docentes y bibliotecarios, entre otros actores, que son clave para motivar, remover y relevar el encanto de leer y acercar a las personas al universo que los libros invitan a descubrir y a ser parte de una gran fiesta. Una celebración a la que cada uno está invitado. Porque claramente, “todos tenemos mucho que contar” y Chile necesita más lectura.

Por Alejandra Hurtado, Fundación Mustakis
Alejandra Hurtado, Fundación Mustakis

Leer, es todo menos aburrido. Otorgar una mirada diferente al acto de tomar un libro en las manos, inbuirse en una historia –cualquiera que sea- e interpretarla de una manera distinta con creatividad, talento y emoción es dar una vuelta de tuerca a una actividad que suele tildarse de aburrida. Justo cuando acabamos de celebrar el mes del libro, instancia donde las carteleras y agendas de bibliotecas, centros culturales, municipios, escuelas, universidades y centros comerciales sorprendieron mostrando infinitas posibilidades que entrega el universo de los libros -tales como entretención, descubrimiento e imaginación-, se puede asegurar que “Todos tenemos mucho que contar”.

El arte de contar cuentos nos acerca a los libros y fomenta la lectura a través de lo lúdico, lo divertido, lo emocionante, lo cercano, lo humano y lo divino. En resumidas cuentas, mediante las celebraciones y lo festivo.
Si bien en la actualidad leer y estar cerca de los libros, es más accesible que antes, debemos seguir promoviendo la lectura entre los niños y niñas. No solo al interior de las familias con padres, madres, tíos y abuelos comprometidos sino que también en lugares públicos que nos inviten a ser parte de la gran fiesta lectora. Una que debe ser permanente, no solo durante un mes al año. Contagiar el gusto de leer, es el desafío.

La lectura en voz alta, el contar cuentos, el recitar un poema, el jugar con las palabras son maneras simples y efectivas de acercar los libros a los niños y jóvenes. Se sabe que el arte de contar cuentos es una manera infalible de reforzar y estimular el amor por las historias escritas, cuya intención es difundir, promover y fomentar la lectura en los niños, jóvenes y adultos. Es una habilidad de encantar a las personas con relatos llenos de creatividad e imaginación, de la mano de una buena expresión oral. Contar cuentos permite crear universos de belleza, alegría, juego, imaginación, pertenencia y humor que conducen a los niños a sentir y a descubrir mediante el aprendizaje interactivo. Buenos contadores maravillan, sorprenden y generan curiosidad en quienes los ven y escuchan. Son quienes los llevarán a leer y acercarán a este universo infinito.

Leer más  “Más de 110 mil razones para aplaudir”

No podemos olvidar a docentes y bibliotecarios, entre otros actores, que son clave para motivar, remover y relevar el encanto de leer y acercar a las personas al universo que los libros invitan a descubrir y a ser parte de una gran fiesta. Una celebración a la que cada uno está invitado. Porque claramente, “todos tenemos mucho que contar” y Chile necesita más lectura.

Déjanos tu comentario