Menú

“Las organizaciones sociales también debemos mostrar transparencia”, Vicente Gerlach, de Fundación Trascender

La reflexión de Trascender se sostiene a partir de las conclusiones obtenidas en la Encuesta Nacional de Voluntariado y Solidaridad 2018, realizada en conjunto con Cadem. Entre otros datos, el estudio concluye que los chilenos prefieren hacer voluntariado con familiares, amigos o vecinos, dejando a las ONG’s en segundo lugar.

Para el directivo, fundaciones y ONG’s no son inmunes a la crisis de confianza, por lo que invitó a que todos reporten sus ingresos y gastos bajo el modelo de la FECU Social.

“Las personas confían cada vez menos en las instituciones, y la sociedad civil no escapa a esta tendencia”, dijo Vicente Gerlach, director ejecutivo de Fundación Trascender en el seminario “Sociedad Civil y Desarrollo Sostenible: Desafíos para la Participación Ciudadana y la Cooperación”, organizado por la Red de Voluntarios de Chile en el marco del Día Internacional del Voluntariado.

Para afrontar esta alerta, Gerlach invitó a todas las fundaciones y organizaciones sin fines de lucro a realizar el reporte de gestión conocido como FECU Social (Ficha de Estadística Codificada Uniforme), el cual permite rendir cuentas sobre los ingresos y gastos de la institución, tal como lo hacen las empresas con sus memorias.

La reflexión de Trascender se sostiene a partir de las conclusiones obtenidas en la Encuesta Nacional de Voluntariado y Solidaridad 2018, realizada en conjunto con Cadem. Entre otros datos, el estudio concluye que los chilenos prefieren hacer voluntariado con familiares, amigos o vecinos, dejando a las ONG’s en segundo lugar.

Gerlach explica que esto se debe a dos razones: por un lado, como sociedad civil organizada, no hemos sido capaces de informar y orientar bien a las personas cómo y dónde se puede hacer voluntariado; y por el otro, porque la gente confía más en su círculo cercano.

“El resultado del voluntariado autoconvocado son acciones menos efectivas en la solución de los problemas sociales, debido a que no siempre las personas, por buenas intenciones que tengan, saben conducir bien sus ganas de ayudar”, agregó.

En el seminario también se analizó el rol social y político del voluntariado, y su quehacer respecto de los nuevos desafíos que proponen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, transformándose en un espacio para dialogar y debatir sobre cómo, desde la sociedad civil, seguir transformando al país.

La encuesta, difundida en agosto, señala que un 36% de los chilenos declara que realiza alguna actividad de voluntariado. “Si bien es una cifra positiva, tenemos que seguir trabajando para que el voluntariado sea una forma de ver la vida y que no sea visto como un llamado de emergencia por algún evento puntual”, afirmó Gerlach.

Otro punto importante es la necesidad que tiene la sociedad civil de trabajar en conjunto. “Estos espacios sirven para visibilizar que todas las instituciones son diversas y heterogéneas, lo que permite de alguna forma pasar a la colaboración y romper el círculo de la competitividad, que es lo que fuertemente estamos promoviendo”, dijo Marcela Guillibrand, directora ejecutiva de la Red de Voluntarios de Chile.

Para fortalecer el rol de la sociedad civil en el cumplimiento de los ODS, es crucial conocer las necesidades de las organizaciones respecto a financiamiento y visibilidad. “Resulta fundamental hacer que la gente conozca cómo y dónde hacer voluntariado, sin quedarse sólo en la idea, para que podamos incrementar las cifras de voluntariado y hacer más y mejores cosas”, agregó Gerlach.

El seminario formó parte de una serie de actividades que viene desarrollando el proyecto Asocia 2030, con el objetivo de generar instancias de conversación y reflexión sobre los alcances de la Agenda 2030. En el evento también estuvieron presentes Sebastián Zulueta, director ejecutivo de América Solidaria; Tania Macuer, investigadora de Corporación Sur; e Iraida Manzanilla, vicepresidenta de International Association for Volunteer.

Déjanos tu comentario