Menú

Nuevo proyecto de Fundación Inspira en Hospital Calvo Mackenna se transforma en un “corazón verde” para la Unidad de Pacientes Críticos

La plantación y entrega del “jardín sanador” al Hospital Calvo Mackenna contó con la participación de enfermeras y doctores de la Unidad de Pacientes Críticos, las paisajistas encargadas del proyecto, equipo de Fundación Inspira y colaboradores de la Corporación de Amigos del Hospital Luis Calvo Mackenna – AMICAM.

El proyecto, que fue financiado por la Corporación de Amigos del Hospital Luis Calvo Mackenna – AMICAM, cuenta con áreas verdes, plantas y bancas que facilitan el encuentro entre los funcionarios.

Un “corazón verde” para que las familias de niños y niñas hospitalizados, y equipos médicos y administrativos del Hospital Calvo Mackenna puedan disfrutar de espacios tranquilidad y llenos de flores y naturaleza, que apoyen la recuperación y bienestar, es el proyecto que realizó la Fundación Inspira junto a la Corporación de Amigos del Hospital Luis Calvo Mackenna – AMICAM en la Unidad de Pacientes Críticos (UPC) del Hospital Calvo Mackenna.

La plantación y entrega del “jardín sanador” al Hospital Calvo Mackenna contó con la participación de enfermeras y doctores de la Unidad de Pacientes Críticos, las paisajistas encargadas del proyecto, equipo de Fundación Inspira y colaboradores de la Corporación de Amigos del Hospital Luis Calvo Mackenna – AMICAM.

Según Doris Erlwein, Directora Ejecutiva de Fundación Inspira el trabajo en la UPC ha sido precioso y colaborativo junto un equipo muy cercano y amable. “Ellos mismo hablan de un “corazón verde para UPC”, lo que nos emociona. Ha sido un trabajo técnico con el equipo de paisajismo espectacular. Desde el día uno le pusimos es doble del cariño, pensando en los niños y niñas del Hospital Calvo Mackenna” aseguró Doris Erlwein.

Jorge Montes, presidente de AMICAM señaló que “cuando el hospital construyó el edificio de la UPC quedo este espacio vacío que luego de varios años podemos convertir en un espacio verde para la comunidad del hospital. La Fundación Inspira nos presentó este proyecto que el directorio calificó positivamente y hoy estamos felices porque se ha concretado con el apoyo de los donantes de AMICAM”.

Erlwein agradeció el compromiso y aporte de AMICAM y sus contribuyentes que hicieron realidad este corazón verde. “Esperamos que se empiece a ocupar. Sabemos que cuando se abren las puertas se empiezan a usar inmediatamente”, enfatizó.

Un jardín para la UPC

Hace 3 años empezó un largo camino por distintas organizaciones para financiar el jardín en este espacio que había quedado vacío, señaló el Dr. Leonardo Acuña, coordinador de la Unidad de Pacientes Críticos (UPC). “Es un anhelo que lleva larga data de toda las personas que trabajan en el hospital. Desde que empezamos a traer las plantas las personas se acercaban a las ventanas con alegría al ver que se hacía realidad el jardín en la UPC”, agregó Acuña.

Por otro lado, Luz María Ramírez, paisajista de Concepto Paisajismo nos cuenta que el espacio tenía que ser un jardín sanador para acoger a los familiares de los pacientes, pero también al equipo multidisciplinario del Calvo Mackenna. “Lo abordamos con un espacio verde con flores, sombra y una dinámica estacional bastante fuerte. Los olores, verdes, sombra y sol son sanadores. Va a acoger a muchas personas que podrán caminar, estar y sentarse”, agregó.

Junto a Luz María colaboró Isabel Ovalle de Ovalle Paisajismo, quién señaló que “diseñamos este jardín para que las personas que pasen por este lugar sientan un espacio de calma, tranquilidad y dejen fuera la angustia que significa estar hospitalizado. El diseño tiene una plazoleta como punto de unión que permite conectarse con la naturaleza”.

 Antecedentes científicos de los jardines sanadores

Un estudio realizado por el médico y neuroinmonóloga Esther Sternberg, señala que sólo tres a cinco minutos observando espacios dominados por árboles, flores o agua ayudan a reducir el enojo, la ansiedad y el dolor, pudiendo inducir además cambios en la presión sanguínea, tensión muscular y actividad eléctrica del corazón y el cerebro. Asimismo, otro estudio hecho por Walch et al (2005) demostró que personas recuperándose de una cirugía en una pieza con luz natural y vista a un jardín, necesitan 22% menos medicamentos para el dolor que aquellos que están en piezas sin esas condiciones. El doctor sueco Roger Ulrich, en tanto, publicó el estudio “View through a window, may influence recovery from surgery” en el que señala que “observar un jardín puede acelerar la recuperación de una cirugía, infecciones u otros malestares, disminuir el uso de medicamentos y acelerar al alta de los pacientes”.

 

Déjanos tu comentario