Menú

“ Podemos ser activo en trasparencia más que esperar que venga alguien de afuera o que haya un escándalo”, Andrea Repetto, Presidenta Fundación Superación de la Pobreza

Por primera vez una mujer está al mando de la Fundación Superación de la Pobreza. Andrea Repetto, economista, PhD en Economía, Massachusetts Institute of Technology (MIT), llega desde el mundo privado a liderar el directorio de esta importante organización de la sociedad civil, y la más influyente a la hora de hablar de pobreza.

La Fundación para la Superación de la Pobreza, se creó para colaborar con el Estado y llegar a territorios vulnerables.  Más de 300 profesionales ingresan cada año al programa Servicio País  para trabajar durante un año en una comuna rural de Chile. En 23 años, 5 mil jóvenes han colaborado con la equidad e integración social en el país, apoyando un desarrollo sustentable de las personas que viven en situación de pobreza y exclusión social en territorios aislados donde los municipios son débiles.

 

¿Es un desafío liderar el directorio de Fundación para la Superación de la Pobreza?

Estoy entusiasmada con el desafío. Es un directorio muy trasversal en términos profesionales, género y preferencias políticas junto a un equipo con la camiseta puesta. Lo que hacemos es muy inspirador, llegando dónde no está el Estado y permitiendo trabajar con las comunidades, levantando información y haciendo propuestas de políticas públicas. Nuestro trabajo  permite empujar la multidimensionalidad, entorno y redes, y nuevos instrumentos de focalización.

¿La fundación es del Estado, pero se maneja en forma privada?

Somos un brazo del Estado y por lo tanto es natural nuestro trabajo con él para ayudar a las comunidades a detectar sus capacidades y aprovecharlas. Es una fundación a mitad de camino, entre lo privado con un foco público. Estos fondos se utilizan en el financiamiento de los voluntarios de la Fundación que trabajan en terrenos vulnerables. En representación de la fundación, pero con una pata en el Estado

Y en ese sentido tenemos un financiamiento relevante desde varios Ministerios, entre ellos Desarrollo Social, Vivienda, Consejo de la Cultura y Educación.

Con un 80% de financiamiento del Estado, ¿qué rol juega la transparencia?

Nuestro deber es rendir esos recursos de manera trasparente y utilizarlos para lo que fueron entregados. Eso pasa por un Gobierno Corporativo robusto y muchos aspectos del Gobierno Corporativo son un desafío para las fundaciones.

¿Necesitamos mayor fiscalización hacia las organizaciones de la sociedad civil?

Uno puede ser activo en trasparencia más que esperar que venga alguien de afuera o que haya un escándalo. Siempre que hay alguna situación de poder hay riesgo de abuso, si entendemos que es tan importante para nuestra incidencia y trabajo. Podemos hacerlo de manera voluntaria, generar estándares comunes y cumplirlos.

¿A quién responde el Gobierno Corporativo?

Firmamos convenios con los distintos Ministerios y rendimos cuentas mes a mes. Incluso Contraloría ha revisado nuestras cuentas y también la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda (DIPRES). En las evaluaciones de la DIPRES hemos sido uno de los programas mejor en el uso de recursos y la tarea que hacemos.

¿Cómo ha sido la relación con Contraloría?

Las fundaciones responden al Ministerio de Justicia, pero nuestro caso es particular por la relevancia que tienen los recursos públicos en nuestro financiamiento. Cuando la Contraloría revisa a los Ministerios, también revisa la relación con las distintas fundaciones. A través de ese canal nos han auditado. En este sentido, la fundación ha aprendido a rendir los fondos de la manera correcta como deben rendir los Ministerios. Cada peso público tiene que ser claro en lo que utilizó. Esto genera más costo de funcionamiento, pero si utilizamos recursos públicos tenemos que cumplir con todos los requisitos de trasparencia.

Medición de la Pobreza: del tener al hacer

Andrea Repetto, fue miembro de la Comisión  Presidencial para la Actualización de la Línea de la Pobreza y de la Pobreza Extrema, hoy apuesta por seguir haciendo incidencia desde la FUSUPO para medir la pobreza, con la nueva mirada desde la capacidad de hacer o ser, más que la mirada del tener.

¿Por qué este cambio de mirada y herramientas de medición de la pobreza?

La fundación está siendo muy influente en mover a Chile en la dirección de medir la capacidad de hacer o ser y no la mirada del tener. La medición de la pobreza anterior calculaba cual era el costo de una cierta canasta y preguntaba si las familias tenían los recuro suficientes para financiarla.

Probablemente estuvo bien es sus inicios, pero limitaba las políticas públicas a resolver la pobreza entregando ingresos y nada más. La fundación ha sido crucial en la idea de moverse hacia una pobreza multidimensional. Poner al día la canasta que estaba rezagada en términos de costos y la realidad de las familias, pero también en reconocer que la pobreza es mucho más que no tener ingresos. Las propias familias que están en situación de pobreza lo piensan así. La pobreza hoy tiene un carácter de insertarse de manera exitosa en la sociedad, poder desarrollar las propias capacidades y ponerlas a disposición de la propia familia y comunidad.

¿Se mide el entorno y las redes?

La pobreza esta medida con mucho énfasis en la persona o la familia, pero no mide mucho lo que está sucediendo en el entorno. En general son barrios completos los que son vulnerables. Pensar que un vecino tiene tele o no, pintó la casa o no, si están viviendo en el mismo contexto de inseguridad de su barrio, poco acceso a transporte y baja posibilidad de desarrollar sus recursos.

La pobreza tiene  más que ver con las relaciones y trato entre las personas. Si tienes capacidad de tener ayuda. Por ejemplo. Si tienes un problema financiero tienes alguien que te pueda ayudar, participas de alguna organización, sindicato, club de futbol del barrio. Tenemos que entender la pobreza más allá de los ingresos

La pobreza aún tiene aspectos que están invisibilizados. Vivimos en ciudades segregas. con escuelas distintas, unos van a clínicas y otros a hospitales, unos  a colegios y otros a liceos. La gente se ve poco y sospechan.

¿Es importante descentralizar para resolver problemas sociales?

La centralización anula las capacidades y las hace invisibles. Tenemos un Estado que ha tratado de descentralizar, pero sin entregar capacidades. Hay una desconfianza del centro a entregar las capacidades. No tenemos las capacidades de capital humano bien repartidas en el territorio. El propio Estado es el que las imposibilita. Nuestros sistema no tiene capacidad de ver cosas que las familias las viven. A todos nos preguntan lo mismo, cuando somos distintos.

 

 

 

Déjanos tu comentario