Menú

Reflexiones electorales

El llamado es también para los elegidos en esta elección. Que sepan que su trabajo cambia vidas, que vivan con pasión lo que están haciendo. Que las cosas se pueden cambiar pero que para eso hay que tener un compromiso fuerte. Que las instancias de cooperación y colaboración son relevantes y sobre todo que la ciudadanía así como muchos empresarios están dispuestos a ayudar y avanzar en ese rumbo.

Por Fernando Larraín

Fernando LarraínEstamos en plena campaña municipal. Las calles se encuentran atiborradas de propaganda en muchas de las cuales aparecen rostros que suponen sueños, que crean expectativas y que buscan de buena fe (algunos) contribuir a crear un país mejor.

Son los municipios, y por lo tanto las personas que trabajan en ellos, los que día a día trabajan para mejorar la calidad de los ciudadanos de Chile. Son los gobiernos locales los que finalmente hacen la diferencia en la señora Juanita o Don Pedro. Son ellos los que saben mejor que nadie donde están los problemas reales, las cosas que le preocupa de verdad a la población, los intereses, los sueños y las oportunidades.

La construcción de un país más integrado, más meritocrático, más justo, más lindo, de mejor calidad de vida depende entre otras cosas de la gestión de los municipios. Es por eso que, como en toda elección, no da lo mismo quien sea elegido alcalde o concejal. En ellos están puestas las esperanzas de los chilenos y chilenas.

Y así como el llamado es a informarse y votar el llamado es también para los elegidos en esta elección. Que sepan que su trabajo cambia vidas, que vivan con pasión lo que están haciendo. Que las cosas se pueden cambiar pero que para eso hay que tener un compromiso fuerte. Que las instancias de cooperación y colaboración son relevantes y sobre todo que la ciudadanía así como muchos empresarios están dispuestos a ayudar y avanzar en ese rumbo.

Estoy convencido que con mejores personas en los municipios podemos cambiarle la cara a Chile y eso al final depende de quién ejerza el liderazgo y la gestión.

Déjanos tu comentario