Menú

Se necesitan más que 27 horas de amor: los beneficios de la solidaridad y el voluntariado

Según cifras publicadas por el Harvard Business Review, el 82% de los empleados que se dedican a trabajos voluntarios se sienten más comprometidos y el 61% de los trabajadores que realizan estas actividades mejoran alguna competencia profesional. Además, sabemos que el voluntariado genera un 26% más de rentabilidad hacia la organización por parte del trabajador.

Por Alejandra Fuenzalida, directora ejecutiva ONG United Way Chile
Alejandra Fuenzalida, directora ejecutiva ONG United Way Chile

Cada año tiene 8.760 horas. Y en 29 ocasiones desde el año 1978, en Chile se han ocupado 27 de esas 8.760 horas anuales para realizar la campaña televisada de la Teletón, la jornada solidaria que este año se llevará a cabo el 1 y 2 de diciembre en beneficio de los niños, jóvenes y adultos que necesitan usar las instalaciones de los institutos de rehabilitación que la fundación tiene a lo largo del país.

En estas 27 horas, gran parte del país vive una metamorfosis y se vuelca para ayudar a otros. Esto puede implicar desde hacer un aporte monetario y organizar pequeños eventos para reunir dinero, hasta la coordinación del mundo privado para llevar a cabo distintas actividades con la intención de hacer partícipes a sus colaboradores de esta cruzada. Al respecto, Fundación Teletón estima que en la campaña 2016 más de 1.500 empresas participaron con sus colaboradores, 1.200 organizaciones sociales y comunitarias fueron parte de esta cruzada, 2.100 establecimientos educacionales se inscribieron para organizar actividades y cerca de 20 comunidades de chilenos en el extranjero se sumaron a esta iniciativa solidaria. En síntesis, el año pasado más de 7.400 personas participaron en actividades voluntarias de la Teletón.

Sin embargo, tras este período, en que los chilenos vivimos la solidaridad de la mano de esta institución, todo vuelve a su curso natural y no volvemos a potenciar este tipo de acciones de ayuda hasta un nuevo mes de noviembre.

Y es en este sentido que tenemos un gran camino por recorrer para que el voluntariado y el apoyo a distintas causas sociales no sólo sea una acción en particular por este hito que nos une como país, sino que también seamos capaces de proyectarlo en el tiempo, considerando los beneficios que trae no sólo desde el punto de vista personal, sino también como una forma de generar un mayor lazo de compromiso entre los colaboradores en el mundo público y privado para con la sociedad.

Según cifras publicadas por el Harvard Business Review, el 82% de los empleados que se dedican a trabajos voluntarios se sienten más comprometidos y el 61% de los trabajadores que realizan estas actividades mejoran alguna competencia profesional. Además, sabemos que el voluntariado genera un 26% más de rentabilidad hacia la organización por parte del trabajador.

Junto con lo anterior, un estudio de London School of Economics mostró que cuando investigadores analizaron la relación entre el voluntariado y la felicidad en un grupo de estadounidenses, encontraron que entre más la gente trabaja por otros, más feliz es. Como ejemplo, en comparación con quienes jamás habían hecho voluntariado, las posibilidades de ser “muy felices” es un 7% mayor en el caso de las personas que apoyan a otros una vez al mes. Si lo hacen cada dos o tres semanas, la cifra aumenta a 12% y cuando se trata de una ayuda semanal, se empina al 16%. Lo más llamativo es que este aumento en la posibilidad de ser “muy felices” es comparable con el bienestar que implicaría el comenzar a ganar anualmente entre USD 75.000 a USD 100.000, versus USD 20.000.

Al contar con estos datos que confirman la existencia de este círculo virtuoso entre la solidaridad y el voluntariado con la productividad y el bienestar, parece casi un sinsentido el no hacer un mayor esfuerzo por potenciar el desarrollo del voluntariado corporativo para lograr así que estas 27 horas de amor se prolonguen durante todo el año.

Déjanos tu comentario