Menú

Seminario “Si lo veo, te creo” sobre transparencia en organizaciones del tercer sector centra debate en regulación versus autorregulación

En su presentación, el ministro adelantó las modificaciones que se harán a la Ley de Transparencia y Probidad en su versión 2.0, con el fin de tener un país orgulloso de su transparencia y probidad. Destacó también la importancia de las organizaciones sociales sin fines de lucro, en especial porque su contribución no se limita sólo a un rol social, sino también por su aporte a la generación de empleo y al producto interno bruto.

Por Comunicaciones Hogar de Cristo

El Ministro de Justicia, Hernán Larraín, fue el encargado de inaugurar “Si lo veo, te creo”, el seminario  sobre transparencia en organizaciones del tercer sector (fundaciones, asociaciones o corporaciones sin fines de lucro) organizado por el Hogar de Cristo, Fundación Lealtad Chile, Consejo para la Transparencia, Sociedad Anónima y el proyecto Sociedad en Acción del Centro de Políticas Públicas de la Universidad Católica.

En su presentación, el ministro adelantó las modificaciones que se harán a la Ley de Transparencia y Probidad en su versión 2.0, con el fin de tener un país orgulloso de su transparencia y probidad. Destacó también la importancia de las organizaciones sociales sin fines de lucro, en especial porque su contribución no se limita sólo a un rol social, sino también por su aporte a la generación de empleo y al producto interno bruto.

Larraín se refirió también a la Ley de Integridad Pública, que regulará los conflictos de interés,  al estatuto anticorrupción y a la Ley de Protección de Datos Personales. Otro de sus anuncios fue la creación de una App para contar con un Registro Nacional de Entidades sin Fines de Lucro actualizado, de modo que cualquier ciudadano pueda informarse de los antecedentes esenciales de estos organismos: desde sus directivos y estatutos hasta sus fuentes de financiamiento y estados operacionales. “Nuestra legislación está quedando atrás. Habrá un fortalecimiento normativo que mejore el acceso a los datos de la administración pública e iniciativas que impulsen la participación ciudadana en diversos ámbitos de la gestión pública”, señaló.

Posteriormente, el director del Centro de Políticas Públicas de la UC, Ignacio Irarrázabal mostró reveladores y estimulantes datos para las organizaciones de la sociedad civil organizada, como que el 71% de los chilenos las valora positivamente. Luego expuso Marcela Drago, presidente del Consejo para la Transparencia, quien señaló que Chile es el país más desconfiado del continente y del mundo, todo un desafío para instituciones que viven de la fe pública.

En el panel de conversación destacaron las opiniones de  Juan Cristóbal Romero, director ejecutivo de Hogar de Cristo, que definió a la institución como “de puertas abiertas, íntegra y transparente, no sólo porque informa de su gestión, sino porque además “hace bien el bien”; es decir, de manera profesonial, con altos estándares técnicos. Y de Benito Baranda, presidente del directorio de Sociedad Anónima, quien apuntó a que muchas organizaciones sociales han surgido al alero de la Iglesia y hoy sabemos la crisis por la que está pasando esa institución, de ahí lo crucial que es la regulación y sobre todo la autoregulación. 

Baranda aseguró que el hito que más afectó a las instituciones de la sociedad civil en Chile fue la crisis de la Corporación del Niño Agredido: “Allí se demostró lo vulnerable que es el sistema, ya que más de 100 mil personas contribuyeron a una organización que era de papel”, dijo. Y levantó la voz para señalar la necesidad de que las organizaciones de la sociedad civil generen una asociación gremial que establezca y mejore las exigencias de transparencia y buenas prácticas.

El presidente de la SOFOFA, Bernardo Larraín sorprendió afirmando que no le parece que exista una crisis de confianza en el país y que le parece bien que haya una sociedad empoderada solicitando más y más información.

En el segundo panel sobre herramientas de transparencia, Sharoni Rosenberg, de Fundación Lealtad, respondió varias preguntas del público respecto de cuestiones bien concretas que contribuyen a la transparencia de las ONGs. Lo mismo hizo Gloria de la Fuente, del Consejo para la Transparencia y la Comunidad de Organizaciones Solidarias, y Rodrigo Jordán, presidente de la Comunidad de Organizaciones Solidarias. Los tres intercambiaron experiencias sobre cómo trabajar el FECU Social, herramienta que ayuda a hacer preguntas al interior de la OSC. “No es una auditoría, sino un proceso de acompañamiento”, concluyó Sharoni Rosenberg.

Déjanos tu comentario