Menú

“Taller de Murales” en Fundación Paternitas otra herramienta para la reinserción

El proyecto consiste basicamente en elaborar un mural mediante la modalidad de taller que entregue conocimientos básicos sobre pintura y mosaico para poder motivar la necesidad de tener un oficio que les permita a este grupo de jóvenes generar concentración, diciplina y también un recurso económico extra.

Con alegría , entusiamo, juventud y belleza artísticas se dio inicio al proyecto de “Taller de Murales” en Fundación Paternitas. La iniciativa que se desarrollará en la sede central de la institución, ubicada en Recoleta 900 y sus alrededores, se dividirá en tres etapas y cada una durará un mes. La primera es pintar el muro que da a Recoleta, la segunda la esquina del Parque y la tercera el perímetro de la plaza, en cada una de ellas se consideró la participación de 10 a 12 jóvenes, como parte de su proceso de reinserción e integración socio-laboral.

El proyecto consiste basicamente en elaborar un mural mediante la modalidad de taller que entregue conocimientos básicos sobre pintura y mosaico para poder motivar la necesidad de tener un oficio que les permita a este grupo de jóvenes generar concentración, diciplina y también un recurso económico extra.

Jorge Peña y Lillo, licenciado en Artes Visuales, con diplomado en Muralismo y Arte Público en el profesorado de Belgrado, Buenos Aires, gran colaborador de Paternitas, tomó las riendas de este grandioso y creativo proceso, que embellecerá este gran y concurrido sector que queda emplazado en el Cerro Blanco de la comuna de Recoleta. Junto a un grupo de artistas realizarán la intervención artística y también serán los encargados de capacitar a los beneficiarios.

“El muralismo es una ciencia social que utiliza el arte como medio discursivo, eso buscamos al realizar, esta propuesta, generar un lenguaje gráfico que muestre los valores implícitos en el trabajo de la Fundación. Cada una de las etapas tiene un concepto fuerza que dirige el discurso: esperanza, trabajo y compasión”, asegura el artista visual.

Estos valores socio emocionales fortalecen el compromiso individual con un proyecto colectivo de sociedad, a través del cual se pretende entregar herramientas colaborativas que permitan a los adolescentes poder desarrollar comprensión de un entorno dinámico que debe ser tomado para la expresión de un lenguaje común de nuestra diversidad social, que la calle no sólo sea un recurso sino un medio que les permita movilidad social. “Lo que más llamó la atención del grupo es su interés por los aerosoles, el graffiti es una diciplina muy cercana a las comunidades y la mayoría de las veces es prejuzgada de manera bandálica, pero para nosotros es una herramienta potente de expresión callejera y eso a ellos les motiva mucho, asegura Peña y Lillo.

Francisca Lewin, Coordinadora General de Proyectos de Paternitas dice, “como fundación nos tiene muy felices poder realizar una obra de esta envergadura, que de algún modo quiere representar simbólicamente nuestro trabajo, pero también queremos que sea un espacio que nos llene de alegría y movimiento a todos los que aquí trabajamos y a todas las personas que circulan diariamente por este tan concurrido sector , que podrán disfrutar de este arte”.

Cabe destacar que finalmente lo que se espera del proyecto es poder formar un “brigada muralista” que desarrolle su trabajo en beneficio de otros jóvenes que pasaron por las mismas problemáticas y ser un referente de cambio que enorgullezca a quienes participen de este proceso.

Déjanos tu comentario