Menú

Comunidad Organizaciones Solidarias: El tiempo del llanero solitario terminó

La Comunidad Organizaciones Solidarias trabaja en dos ejes fundamentales. El primer eje es política pública, buscando construir un espacio de real incidencia. El segundo eje es el fortalecimiento y desarrollo de las organizaciones de sociedad civil. Su objetivo es servir mejor a las personas que he elegido servir.

Más de 150 fundaciones, de sectores tan diferentes como adulto mayor, infancia, discapacidad, trabajo, vivienda, salud, entre otras, se reúnen para trabajar en pos de un objetivo común: las personas en situación de pobreza y/o exclusión social en Chile. Este espacio de encuentro se llama Comunidad Organizaciones Solidarias (COS), la mayor red de la sociedad civil en Chile que impacta a más de 500.000 usuarios.

Las preguntas claves del sector social

¿Quiénes somos?, ¿Qué hacemos?, ¿Qué resultados obtenemos? y ¿quiénes nos financian?, son las preguntas claves que toda fundación debe responder para trasparentar su quehacer y rendir cuentas. En la Comunidad creen que la sociedad civil tiene el deber de responder estas 4 preguntas y es por ello que desde 2012 lideran el proyecto de Transparencia FECU Social, herramienta estandarizada de memoria y balance para organizaciones sin fin de lucro.
Alejandra Pizarro señala que “cuando vemos un desafío ponemos las herramientas para abordarlo. Tenemos enormes desafíos, no menores que los del Estado y las empresas, ligados a la profesionalización, hacer mejor las cosas y la transparencia.

Tenemos que ir mucho más lejos de lo exigido por la ley

Según Alejandra Pizarro, Directora Ejecutiva de la Comunidad de Organizaciones hay organizaciones que no están entregando memoria ni balance, y eso es muy peligroso para nosotros, ya que se transforma en un espacio opaco. Tenemos que ir mucho más lejos de lo exigido por la ley. La herramienta de la FECU Social ha sido ampliamente incorporada por las organizaciones con las que trabajamos como parte del impulso dado a la transparencia activa y rendición de cuentas. Queremos pedirle al mundo de la contabilidad y auditoría una organización Pro Bono como la tienen los abogados.

La experiencia de las fundaciones

La Memoria y Balance Social o FECU Social es una iniciativa que entrega a las organizaciones sociales una herramienta que visibiliza información relevante sobre su quehacer para los diferentes grupos de interés. En el proceso del año 2013 participaron 22 organizaciones. El 2014 fueron 48 organizaciones y el 2015 esperan llegar a más de 130 organizaciones.

El Director Ejecutivo de María Ayuda, Ricardo H.C. Evangelista, organización que ha reportado a través de la FECU Social, señala que “ha sido una experiencia muy enriquecedora, nos ha resultado bastante beneficioso en el intercambio de opiniones con otras organizaciones, así como en el análisis y establecimiento de criterios de gestión en ámbitos sociales, comerciales, financieros y administrativo contables. Hacer de este proceso una actividad constante nos permite agregar valor a nuestro trabajo”.

Otra de las organizaciones que reportó a través de la FECU Social fue Corpaliv. Para ellos la marcha blanca les permitió aprender y ejercitar el uso de este instrumento, ya que a contar del 2017 se espera sea obligatorio para todas las instituciones sin fines de lucro. La Directora Teresa Barrientos nos comenta que “la mayor dificultad para la mayoría de las organizaciones que entregan la FECU Social, se produce al momento de completar la parte financiera, ya que la gran mayoría posee contadores externos. Aunque son similares a los balances financieros tradicionales, se completan de una manera diferente”.

Finalmente, Daniela Barrera de Fútbol + señala que el proceso de acompañamiento es bastante eficiente con reuniones periódicas en las cuales se van acompañando a los grupos, donde se les explica el formato y luego se trabaja directamente con los profesionales de PWC.

El tiempo del llanero solitario terminó.

La energía que los mueve, no es la de una asociación gremial, que busca el beneficio de sus miembros, sino que busca impactar a los más vulnerables a través del trabajo conjunto. Aquí no hay nada para ti, les dice Alejandra Pizarro a las organizaciones que hacen parte de la Comunidad, sino que hay mucho para los más vulnerables con que trabajas. Abrimos un espacio de pertenencia para aquellas organizaciones que sirven a otros, agrega Alejandra.

“La pobreza se da porque estoy solo, nadie me ve, a nadie le importo. Hemos creado una ciudad para no vernos, situando a las poblaciones más vulnerables en los extra muros de la ciudad porque no queremos verlos. Chile requiere volver a tejer sus vínculos de comunidad. Cuando perteneces a una comunidad dejó de haber pobreza”, agrega.

Cuando construimos una voz común tiene más peso.

La Comunidad Organizaciones Solidarias trabaja en dos ejes fundamentales. El primer eje es política pública, buscando construir un espacio de real incidencia. “Cuando construimos una voz común tiene más peso”, indica Alejandra Pizarro. En este sentido, trabajan de manera global, pero también por temáticas. “Las organizaciones son las que levantan los temas, siempre teniendo en cuenta que el cambio personal genera el cambio social, pero que también es necesario cambiar las estructuras”, enfatiza la Directora Ejecutiva.

El segundo eje es el fortalecimiento y desarrollo de las organizaciones de sociedad civil. Su objetivo es servir mejor a las personas que he elegido servir. “La primera forma de compasión es ser competente. No podemos servir a personas en situación de pobreza ahí, más o menos, con lo que podemos. Tenemos que hacerlo profesionalmente, de manera responsable, con los mejores recursos y profesionales”, señala Alejandra Pizarro.

En este sentido, tiene herramientas concretas tales como: instancias de fortalecimiento, Transparencia y la FECU Social, Formación para equipos ejecutivos, Capacitación y Financiamiento y visibilizacion a través de la plataforma http://navegasocial.cl/

Es clave financiar la sociedad civil.

Según Alejandra Pizarro, Directora Ejecutiva de la Comunidad Organizaciones Solidarias las fundaciones todavía están acostumbradas a pedir plata a los empresarios. “Las fundaciones creamos mucho valor, pero tenemos una brecha con el mundo empresarial que tiene que ver con el lenguaje que usamos y en cómo hacer ver que nuestro quehacer en la superación de la pobreza tiene importancia”.

Alejandra Agrega que “hay muchas formas como el mundo empresarial se puede vincular al mundo social. ¿Quiénes lo han hecho bien?. Las organizaciones que tienen más musculatura y capacidad instalada. Pero son un grupo que representa el 1%”

Las empresas tienen que financiar a las fundaciones. Conozco por lo menos a 154 mujeres y hombres que se levantan diariamente y hacen una diferencia, creando paz social, garantizando la democracia, el desarrollo inclusivo y la transparencia, finaliza.

Déjanos tu comentario