Menú

Universitarios estafados

¿Cómo se llega a esta “insólita situación” donde millares de alumnos se sienten estafados por una universidad que se encuentra funcionando legalmente?

Simplemente porque la ley no funciona, el ministerio no tiene atribuciones legales para controlar a las universidades privadas, el sistema de acreditación es malo, los alumnos no se informan de la situación de la universidad antes de matricularse, etc. etc. etc.
Es indispensable sacar adelante los cambios legales necesarios para que las universidades tanto privadas como estatales tengan un marco regulatorio transparente que permita que nunca más nos encontremos con universitarios estafados por su propia universidad.

Por Verónica Abud

Podría ser el título de una crónica policial pero desgraciadamente es la situación que hoy día viven millares de alumnos que confiaron sus estudios a una “Universidad Acreditada”, que recibe ayuda estatal y que ha operado “bajo la modalidad de institución sin fines de lucro” como la ley lo dispone.

Una universidad privada debe tener como fin sólo la educación de sus alumnos y no tener fines de lucro, pero en la práctica en muchos casos se vulnera este principio.  El método es simple y efectivo.  La universidad opera bajo la modalidad sin fines de lucro y los mismos dueños de esta, forman una sociedad inmobiliaria que le arrienda las instalaciones a la universidad.  En el caso de la “Universidad del Mar” el saliente rector renuncia ya que le exigen pagar los altísimos arriendos a la inmobiliaria en desmedro del sueldo de los profesores y la enorme deuda previsional que mantiene con ellos.

Esta Universidad está declarada de “alto riesgo” en Dicom y su acreditación por 4 años le ha permitido construir  muchas sedes a lo largo de Chile y aumentar exponencialmente su número de alumnos.  Actualmente sus alumnos se quejan de la mala calidad de la educación que reciben de sus profesores (el 99% de los alumnos de pedagogía que dan la prueba INICIA califica de insuficiente) y ante esta denuncia se toman todas las sedes pidiendo que el Ministerio de Educación intervenga.

¿Cómo se llega a esta “insólita situación” donde millares de alumnos se sienten estafados por una universidad que se encuentra funcionando  legalmente?

Simplemente porque la ley no funciona, el ministerio no tiene atribuciones legales para controlar a las universidades privadas, el sistema de acreditación es malo, los alumnos no se informan de la situación de la universidad antes de matricularse, etc. etc. etc.

Es indispensable sacar adelante los cambios legales necesarios para que las universidades tanto privadas como estatales tengan un marco regulatorio transparente que permita que nunca más nos encontremos con universitarios estafados por su propia universidad.

Déjanos tu comentario