Especialistas internacionales explican el auge de las «EMPRESAS B»

Date:

Compartir post:

Fundador «Empresas B»: «Podemos hacer una diferencia en el mundo»

Jay Coen Gilbert, fundador "Empresas B".

Jay Coen Gilbert es co-fundador de las “Empresas B” en el mundo y participó del seminario “La nueva empresa: Un giro con impacto social y ambiental” organizado por el Ministerio de Economía, la Escuela de Economía UC, Imagina Chile y Sistema B. El emprendedor estadounidense habló con «La Segunda» sobre los lineamientos de esta tendencia empresarial y sobre los desafíos que enfrentan en nuestro país, donde 40 organizaciones ya han sido certificadas con el sello B.

—¿Cómo nacieron las Empresas B?
—Surgieron como un grupo de empresas líderes en Estados Unidos que reconocieron que la nueva etapa de la sostenibilidad era no sólo vender buenos productos, sino ser buenas compañías. Se querían diferenciar de las empresas que se vestían de las palabras “verdes”, “sostenibles” o “responsables” como estrategias de marketing.

—¿Cómo distinguen de una empresa tradicional?
—Las «B» adquirieren un compromiso para ser sostenibles sometiéndose a una certificación que las mide con altos estándares de transparencia y de rendimiento. También crean mejores empleos, proveen mejores pagos, ofrecen más porcentaje de propiedad y generan más beneficios mejorando la calidad de vida de la comunidad. Además, están preocupadas de usar menos energía y que ésta sea renovable, utilizan materiales no tóxicos y generan menos desechos.

—¿Cuál será la contribución de las Empresas B en Chile?
—En los próximos años, la mayoría de los productos y servicios provendrán de mercados emergentes, en especial de empresas medianas y pequeñas. Al crear un producto con valor, los consumidores las prefieren y se encargan de hacerles un marketing gratuito. En Chile podemos crear una nueva generación de empresas que no sólo generen riqueza, sino que también aporten un valor a la sociedad para marcar una diferencia en el mundo.

 

Experto en «Empresas B»: “En 20 años el uso compartido del auto y la industria tendrán que reinventarse”

Ricardo Abramovay, académico de la U. Sao Paulo.

Buscar el crecimiento sostenible y equitativo, más allá del afán por generar utilidades es lo que motiva a las llamadas “empresas B”. Para comprender este nuevo paradigma, también participó en el evento organizado por el Ministerio de Economía, el especialista y académico de la Universidad de Sao PauloRicardo Abramovay, autor del libro “Más allá de la economía verde”, quien conversó con “La Segunda” sobre los cambios que empujan estas empresas.

—¿Qué papel desempeñan las B en las nuevas economías? 
—El punto de partida es la creciente inviabilidad de lo que el sistema económico actual ofrece a la sociedad: más automóviles en ciudades congestionadas, más alimentos para una población cada vez más obesa y más petróleo para un sistema energético que destruye la atmósfera. Hay una inmensa presión social para cambiar este modelo.

—¿Por qué cambiarían las empresas su afán de generar ganancias?
—Los estudios de consumo muestran que los jóvenes, en todo el mundo, no tienen más el automóvil como una aspiración de consumo. Lo que quieren es movilidad. En los próximos 20 años el uso compartido del automóvil será generalizado. La industria tendrá que reinventarse y la lógica no podrá ser vender cada vez más, sino que ofrecer productos para este modelo compartido y que estén integrados en la economía de la información en red.

—¿Qué características tienen las empresas de las nuevas economías?
—Hay un verdadero movimiento social, del cual el Sistema B es una expresión, que se apoya en una doble entrada, muy diferente de lo que se hace hoy. La primera es reinsertar la ética en la economía. No sólo por respeto a un contrato y cumplir con la ley, sino que hoy nos preguntamos: ¿Qué beneficios tiene la sociedad con lo que hace la empresa? ¿Cómo ella contribuye en resolver problemas socioambientales? La segunda entrada consiste en reinsertar la naturaleza en la sociedad, estimulando la innovación, con la conciencia de que hay fronteras ecosistémicas que cuando no son respetadas traen problemas irreversibles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestro boletín

* indicates required
spot_img

También te puede interesar leer

Fundación Olivo, Kopernikus Lab y Servicio Local de Educación Pública Llanquihue: trabajo colaborativo con docentes y equipos directivos de establecimientos educacionales públicos de la...

La firma de un convenio de colaboración sella el trabajo conjunto que lleva adelante Kopernikus Lab y Servicio Local de Educación Pública Llanquihue, con el apoyo de Fundación Olivo, para fortalecer habilidades de planificación y diseño de clases de alto funcionamiento en docentes y liderazgo en equipos directivos de establecimientos educacionales de las comunas de Llanquihue, Fresia, Frutillar y Puerto Varas.

Sólo 4 de 10 personas con discapacidad que por ley de inclusión podrían trabajar, están insertos en el mundo laboral

Fundación Descúbreme organizó el Webinar “Derribando barreras para la inclusión: RSE como estrategia de cumplimiento legal y vinculación territorial”, encuentro que tuvo como objetivo visualizar la importancia de la vinculación de las empresas con los territorios donde operan, para dar cumplimiento a la Ley 21.015 de Inclusión Laboral.

25 días más

Por Arturo Celedón, Director Ejecutivo Fundación Colunga

Necesitamos seguir reforzando aprendizajes

Por Carolina Pérez Fierro, Directora Ejecutiva Enred Social Proyecto Centro de Aprendizajes y Reforzamiento (CREA)