Niños y niñas entregan su opinión al Congreso para ser considerados en futura ley de infancia

0
22

Niños, niñas y adolescentes de cada una de las regiones de Chile viajaron desde sus lugares de origen para entregar al presidente del Senado, Patricio Walker, y al presidente de la Cámara de Diputados, Marco Antonio Núñez, las opiniones recogidas en el marco de los “diálogos regionales de infancia” y del encuentro “Yo opino, es mi derecho” organizados por el Consejo Nacional de la Infancia con el objetivo de que sean consideradas en la discusión parlamentaria una vez que el proyecto de ley entre al parlamento.

Las opiniones que se entregaron a los parlamentarios las realizaron niños, niñas y adolescentes entre 4 y 18 años de 4.467 establecimientos educacionales de 45.873 cursos del 92% de las comunas del país. En un hecho inédito, en estos diálogos participó cerca del 30% de la población escolar de Chile y las opiniones que de ahí surgieron fueron recogidas por el Consejo de la Infancia para integrarlos a Ley de Garantías de Derechos de Infancia y Adolescencia que entrará en el mes de agosto al parlamento.

Además, se entregaran a las máximas autoridades del Congreso las opiniones recogidas en 20 diálogos regionales de infancia en los que participaron autoridades, expertos, académicos, representantes de la sociedad civil y niños y niñas de la región, en total cerca de 2.500 personas a lo largo de Chile.

Toda la información que surgió de estas instancias de diálogo y reflexión fueron sistematizadas por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y han sido estos mismo informes los que niños y representantes de la sociedad civil entregaron a los presidentes de ambas cámaras en la ceremonia realizada en la Sala de Lectura Pedro Montt del Congreso de Valparaíso.

Esta actividad está enmarcada en diversos actos de conmemoración de los 25 años de la ratificación  de la Convención de Derechos del Niño que se cumple el 14 de agosto, celebración que ha ido acompañada de una campaña en medios de comunicación cuyo lema central es “El respeto nos hace grandes. A 25 años de la Convención sobre los Derechos del Niño, a los adultos nos toca crecer” .

Las ideas de la campaña surgieron a partir de las opiniones que entregaron los estudiantes que participaron de los encuentros “Yo opino, es mi derecho” en los que quedó en evidencia que una de las demandas más importantes era ser respetados y escuchados ya que consideraban que los adultos exigían respeto, pero no actuaban en consecuencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí