Armamater: La ONG que capacita a personas en situación de discapacidad para insertarlas en el mundo laboral

Date:

Compartir post:

A los 35 años de edad Miguel Morales Lobos sufrió una retinitis pigmentosa que lo dejó con ceguera total y se le cerraron muchas puertas tras desempeñarse durante 15 años como técnico en una empresa de telecomunicaciones. En el año 1990 se integró a un programa de rehabilitación para adultos en la Escuela Santa Lucía, pero solamente les enseñaban a usar el bastón y el sistema Braille.

“Yo tenía la necesidad imperiosa de trabajar y le propuse a los especialistas que se podía crear un taller que permitiera a las personas que estaban en rehabilitación realizar labores productivas. Más allá de su ceguera se me ocurría que existían una serie de trabajos que eran posibles de hacer porque yo los veía con muchas capacidades. Entonces me propuse ayudar en eso y algunos especialistas apoyaron la iniciativa y por ahí comenzó a gestarse la idea de un taller productivo”, recuerda Morales los inicios de la ONG.

Así fue como el 7 de enero de 1991 comenzó a funcionar la Corporación ONG de Desarrollo Armamater en una incubadora de empresas en la comuna de San Joaquín con un grupo de personas ciegas. “Comenzamos prestando servicios a empresas del sector, había una planta que necesitaba algunos accesorios para las tapas de los limpiavidrios y nosotros le proporcionábamos ese servicio. También trabajamos con Otto Kraus ensamblando las piezas de los juguetes y además hacíamos el envasado y etiquetado de los productos”, rememora el presidente de la corporación sobre algunos de los primeros trabajos que realizaron.

Ejercieron labores en industrias del plástico, en el área metalmecánica, restauración de artículos eléctricos, en el rubro de las imprentas entre otros. “Había una infinidad de cosas que se podían hacer. No te imaginas la cantidad de productos que hicimos. Llegamos a tener más de 40 personas trabajando en momentos que había mucha carga de trabajo”, narra Miguel Morales. Sin embargo, había cosas que las personas no videntes no podían realizar e integraron a personas con otros tipos de discapacidades.

En este momento trabajan exclusivamente con Telefónica, quienes envían los router o módem de internet que han sido devueltos por los clientes para reacondicionarlos y dejarlos como nuevos y así ser instalados nuevamente. Estas funciones son ejercidas por 15 personas con discapacidades mentales, auditivas, físicas y con autismo que son parte de Armamater.

“Son personas muy puntuales, responsables, nunca faltan por faltar, son muy preocupados siempre avisan con anticipación si tienen hora al médico o si tienen que ir a cobrar su pensión, además tienen una mentalidad muy sana, son muy honrados, son solidarios entre ellos, son muy sociables, les gusta hacer amigos y se preocupan siempre por sus compañeros”, así describe Miguel Morales a sus trabajadores.

Las personas que llegan a Armamater reciben formación, se les coloca en un puesto y se ven sus habilidades. Dependiendo de esto se va viendo en qué puestos pueden ser más productivos. “Nos da lo mismo la discapacidad que tengan sólo que puedan cumplir con la función que le encomendamos. Tenemos un sistema de pago a trato porque pensamos que es lo más equitativo, así las personas que produzcan más ganan más y a las personas que les cuesta igualmente los dejamos trabajando. Saben que en otras empresas no los van a recibir porque los empresarios no están en condiciones de subsidiar a un trabajador”, explica el presidente de la organización.

A lo largo de estos 25 años han capacitado aproximadamente 900 personas y una buena parte de ellas están trabajando en otras empresas. Miguel Morales cuenta que “hay una persona que capacitamos hace 20 años en recuperación de equipos telefónicos y actualmente trabaja y está a cargo del laboratorio de la telefónica Manquehue. Hay otra chica con discapacidad mental que la capacitamos y luego se fue a una industria y ha salido escogida dos veces como mejor trabajadora de la empresa”.

armamater2

Armamater es una organización sin fines de lucro que busca su autosostenimiento a través de la prestación de servicios a empresas. Una de las donaciones importantes que han recibido fue la del local donde funcionan actualmente. En el año 1999 el BID por primera vez entregó fondos para un trabajo con discapacitados y financió un proyecto que permitió capacitar en un período de dos años a 120 personas que quedaron trabajando en diferentes empresas.

Están realizando varias iniciativas nuevas, como la constitución de dos nuevas organizaciones, una de ellas un organismo técnico de capacitación OTEC que debería comenzar a funcionar el próximo año y además están constituyendo una cooperativa de abastecimiento para discapacitados que permita beneficios reales y permanentes para estas personas.

A Miguel Morales Lobos se le vienen muchos recuerdos de estos 25 años, como por ejemplo, su participación en una competencia olímpica de habilidades laborales realizada hace 15 años en Praga, República Checa, donde fue el único latinoamericano y obtuvo una medalla que guarda con bastante cariño. En vísperas de cumplir un cuarto de siglo en Armamater pretenden seguir capacitando a más personas discapacitadas, seguir creciendo y ampliarse para poder el próximo año recibir entre 30 a 35 personas que trabajen establemente y continuar fomentando la inserción laboral.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestro boletín

* indicates required
spot_img

También te puede interesar leer

Fundación Olivo, Kopernikus Lab y Servicio Local de Educación Pública Llanquihue: trabajo colaborativo con docentes y equipos directivos de establecimientos educacionales públicos de la...

La firma de un convenio de colaboración sella el trabajo conjunto que lleva adelante Kopernikus Lab y Servicio Local de Educación Pública Llanquihue, con el apoyo de Fundación Olivo, para fortalecer habilidades de planificación y diseño de clases de alto funcionamiento en docentes y liderazgo en equipos directivos de establecimientos educacionales de las comunas de Llanquihue, Fresia, Frutillar y Puerto Varas.

Sólo 4 de 10 personas con discapacidad que por ley de inclusión podrían trabajar, están insertos en el mundo laboral

Fundación Descúbreme organizó el Webinar “Derribando barreras para la inclusión: RSE como estrategia de cumplimiento legal y vinculación territorial”, encuentro que tuvo como objetivo visualizar la importancia de la vinculación de las empresas con los territorios donde operan, para dar cumplimiento a la Ley 21.015 de Inclusión Laboral.

25 días más

Por Arturo Celedón, Director Ejecutivo Fundación Colunga

Necesitamos seguir reforzando aprendizajes

Por Carolina Pérez Fierro, Directora Ejecutiva Enred Social Proyecto Centro de Aprendizajes y Reforzamiento (CREA)