Menú

El valor de perseguir los sueños

Si responsabilidad es la capacidad de responder, somos responsables de haber seguido nuestra intuición con determinación y coraje. Como quien se interna en el bosque denso, sin saber bien lo que hay al otro lado, pero dejándose llevar por una brújula interna que marca la dirección hacia donde caminar.

Por Gonzalo Muñoz, Co fundador de TriCiclos
Gonzalo Muñoz, Co fundador de TriCiclos, Sistema B y director de Sociedad Anónima.

Cuando comenzamos el camino de TriCiclos, nos propusimos generar triple impacto. Necesitábamos demostrarnos que era posible gestionar una empresa comprometida a crear impacto social, ambiental y financiero. Intuíamos que ese era el camino correcto para la economía mundial, y esa por lo tanto sería nuestra medida de éxito. Debimos desde el inicio consolidar esa intuición en métricas. Crear triple presupuesto, triples metas y triples balances. Luego había que crear una cultura donde las personas estuviéramos en el centro y fuésemos evaluados también por nuestro triple impacto. Lo incluimos en los estatutos para que el compromiso no fuera sólo una declaración de intenciones y, casi 3 años después, consolidamos ese compromiso al certificarnos como la primera empresa B de Sudamérica.

Ocurre que en el transcurso de estos 7 años hemos recibido una serie de premios tanto nacionales como internacionales, que no dejan de sorprendernos y emocionarnos. Premios en innovación, emprendimiento, impacto social, medio ambiente, mejora continua, sustentabilidad, prácticas laborales, diseño organizacional y liderazgo responsable. Reconocimientos de los cuales estamos inmensamente orgullosos y que siempre celebramos, ya que, si bien no son el objetivo de nuestro trabajo, nos confirman que vamos por el camino correcto.

Para hacer un mejor uso de los premios así como de los análisis que suelen precederlos, hemos decidido utilizarlos para auditar y mejorar nuestras prácticas. Es así como hemos logrado mejorar en temas laborales, ámbitos de gobernanza, gestión de proveedores y sobre todo en cómo medir y gestionar nuestro impacto. Y es que creemos que cuando el premio pasa a ser el objetivo, se cae en el riesgo de crear organizaciones que reportan métricas vanidosas. No es el premio lo que mide el valor de la organización; si no el impacto que esta genera en el día a día.

A fines de mayo la Fundación BMW nos entregó el premio global de liderazgo responsable. Si bien seguimos percibiéndonos a nosotros mismos como aprendices más que líderes, el reconocimiento internacional de nuestro sentido de responsabilidad, nos permite revisar lo que nos inspiró hace siete años, consolidar el aprendizaje y proponernos nuevos desafíos. En TriCiclos aspiramos a ser cada días más responsables en lo que hacemos y en cómo lo hacemos. Responsables en nuestro compromiso actual y en el legado que queremos construir.

Si responsabilidad es la capacidad de responder, somos responsables de haber seguido nuestra intuición con determinación y coraje. Como quien se interna en el bosque denso, sin saber bien lo que hay al otro lado, pero dejándose llevar por una brújula interna que marca la dirección hacia donde caminar. Tenemos plena confianza que estamos arriesgándonos a explorar lo que serán estándares económicos, sociales y ambientales en pocos años más. Y es por ello que hemos puesto todo nuestro potencial en sacar adelante esta tarea, sabiendo que no basta con TriCiclos para que estas ideas tengan éxito. Deben ser miles las empresas, y millones las personas caminando por este sendero.

Es por ello que uno de nuestros mayores orgullos y responsabilidades está en haber ayudado a abrir camino. Nada lo hemos hecho solos, ya que tenemos la evidencia que se llega más lejos cuando se avanza acompañado.

Recibimos este premio con humildad, agradeciendo a las miles de personas e instituciones que han confiado en nosotros, como una confirmación que nuestra intuición iba en la dirección correcta y que valía la pena seguir persiguiendo estos sueños con determinación, coraje y sentido de urgencia.

Déjanos tu comentario