Menú

Fundación Pro Bono crea programa de curadores ad litem

En el contexto en que la discusión sobre infancia y defensa de derechos de niños, niñas y adolescentes toma un rol preponderante en la agenda pública, Fundación Pro Bono creó un programa de curadores ad litem, figura legal en que un abogado o abogada es designado por un juez de familia para la representación de los intereses de NNA.

En el contexto en que la discusión sobre infancia y defensa de derechos de niños, niñas y adolescentes toma un rol preponderante en la agenda pública, Fundación Pro Bono creó un programa de curadores ad litem, figura legal en que un abogado o abogada es designado por un juez de familia para la representación de los intereses de NNA.

El curador ad litem es designado, de acuerdo a la ley 19.628, en aquellos casos en que los NNA carecen de representante legal o cuando el juez estima que sus intereses son independientes o contrarios a quien corresponde legalmente su representación, normalmente sus padres.

En el artículo 19 de dicha ley se indica además que el curador ad litem es designado por el tribunal dentro de la Corporación de Asistencia Judicial o en instituciones públicas y privadas que se dediquen a la defensa, promoción y protección de los derechos de niños y niñas. En esa línea, Fundación Pro Bono ha asumido esta función en más de diez causas durante el último semestre.

 “En Chile se ha avanzado bastante en el reconocimiento del niño como sujeto de derecho y se ha ido aplicando cada vez más la figura de curador ad litem en juicios de familia. Sin embargo, junto con la necesidad de que se fijen estándares para su ejercicio, es necesario que más organismos estén dispuestos a brindar este servicio garantizando altos estándares de calidad, pues en algunos casos esta función no se ejerce con la dedicación y rigurosidad que debería, lo cual puede sin duda afectar la estrategia legal y el bienestar y futuro de ese niño o niña”, comenta Carolina Contreras, directora ejecutiva de Fundación Pro Bono.

La organización cuenta con una red de abogados y abogadas miembros especializados en el área familia, quienes han tomado un rol activo en este tipo de causas, velando porque en juicio se respete y prevalezca el interés superior del niño y su derecho a ser oído, en línea con lo estipulado por la Convención de los Derechos del Niño. “Otro aspecto importante es que este programa, en línea con lo realizado por  otras organizaciones, contempla además que en la entrevista con los niños y niñas participen psicólogos o trabajadores sociales, lo cual eleva el estándar del proceso”, agrega Carolina Contreras.

Uso de peritaje en juicio

En el marco de su trabajo en casos que afectan a niños, niñas y adolescentes que han sido vulnerados en sus derechos, la fundación ha sostenido estos años una alianza con la Fundación de Prevención de Violencia Infantil PREVIF, en la que esta última principalmente le deriva causas judiciales que no han sido asumidas internamente para que sean representadas por los abogados miembros de Pro Bono. Este convenio se ampliará y reforzará a partir de este año con el intercambio de experiencias y el traspaso de conocimientos centrado en el manejo de técnicas de litigación desde el análisis de peritajes, materia de expertis de PREVIF.

Déjanos tu comentario