Menú

Hogar de Cristo calificó como preocupante cifra de pobreza en población más joven del país

La nueva medición confirmó que los niños, niñas y adolescentes aún permanecen como el grupo más pobre y excluido de nuestra población. Paulo Egenau, director social de las Fundaciones Hogar de Cristo, afirmó que “este hecho es inaceptable para un rango de edad en el cual las carencias monetarias y multidimensionales son determinantes a la hora de alcanzar las competencias básicas necesarias para lograr una vida adulta autónoma, transformándose en un escenario de riesgo y vulneración de derechos para este segmento de la población”.

Encuesta evidencia que el 23,3% de los niños, niñas y adolescentes viven en situación de pobreza multidimensional en Chile.

Como un importante avance destacó la Fundación de Beneficencia los resultados de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica CASEN 2015, la cual en su nueva versión incorpora la dimensión de Entorno y Redes, además de preguntas sobre la dependencia y discapacidad en los hogares y la deserción escolar. Estos aspectos, junto con hacer más exigente la medición, vienen a complementar la mirada sobre el fenómeno de la pobreza aportando a la comprensión de las realidades que afectan cotidianamente a las poblaciones más excluidas y que frecuentemente son invisibilizadas por los análisis económicos y monetarios.

La nueva medición confirmó que los niños, niñas y adolescentes aún permanecen como el grupo más pobre y excluido de nuestra población. Paulo Egenau, director social de las Fundaciones Hogar de Cristo, afirmó que “este hecho es inaceptable para un rango de edad en el cual las carencias monetarias y multidimensionales son determinantes a la hora de alcanzar las competencias básicas necesarias para lograr una vida adulta autónoma, transformándose en un escenario de riesgo y vulneración de derechos para este segmento de la población”.

En esta línea, Egenau, manifestó que “tenemos que aprender a valorar la trascendencia de un indicador que muestra variables que afectan de manera fundamental la calidad de vida de las personas en términos cotidianos. Es incomprensible que en el estado de desarrollo que se encuentra el país, todavía tengamos indicadores de un 18,2% de pobreza por ingresos y un 23,3% de pobreza multidimensional, sobretodo en la etapa más frágil y vulnerable del desarrollo de los seres humanos. Sin duda creemos que debe haber una señal política fuerte, una decisión que oriente a iniciativas públicas contundentes y de manera preferencial para esta población”.

La encuesta CASEN mostró además que territorialmente la pobreza en nuestro país se distribuye de manera desigual, destacando la región de la Araucanía como una zona donde aún existen muchas carencias tanto a nivel de recursos como multidimensional, y casos como el de Antofagasta en que pese a contar con uno de los índices de pobreza más bajos en el país, también posee el indicador más alto de pobreza en términos de cohesión social.

Déjanos tu comentario