Menú

Infancia: un tema que no puede seguir esperando

Los anuncios del 21 de mayo en materia de infancia, de llevarse a cabo, supondrían sin duda cambios sustanciales y necesarios a la institucionalidad encargada de velar por la infancia. Pero el tiempo pasa. Es urgente que comencemos a actuar desde ya, que definamos un acuerdo nacional que aborde todos los temas de infancia y que se haga cargo de esta enorme deuda que nuestra sociedad mantiene con los niños y niñas.

Por Leonardo Moreno
Director ejecutivo Fundación Superación de la Pobreza y Director de Fundación Sociedad Anónima.

La pobreza sigue teniendo rostro de infancia en nuestro país. A pesar de que hemos logrado acabar con las peores manifestaciones de este fenómeno, no podemos negar que la desprotección infantil permanece aún hoy en proporciones alarmantes. La cobertura insuficiente en atención preescolar, la alta tasa de desocupación juvenil y la deserción adolescente del sistema escolar reflejan que, lamentablemente, en Chile, la infancia en situación de pobreza importa poco o nada; ni al Estado ni a la sociedad en general.

En el mensaje presidencial de este 21 de mayo se anunció la intención de reestructurar la actual institucionalidad de la infancia, así como el tan postergado cambio del Servicio Nacional de Menores (Sename). Después de 15 años discutiendo sobre su reformulación legal, celebramos que esta modificación, indispensable para poder crear un sistema de garantías de los derechos de la niñez, vuelva a ganar prioridad en la agenda legislativa.

Somos conscientes de los esfuerzos y de la voluntad del Gobierno por construir una nueva relación con la niñez, pero estos no son suficientes. El Proyecto de Ley de Sistema de Garantías de Derechos de la Niñez, que tramita sus más de 600 indicaciones en el Congreso, todavía no ve la luz, ni sabemos cuándo lo va a hacer. Por otro lado, llevamos más de 7 años donde la Ley de Chile Crece Contigo no tiene el reglamento respectivo. Simplemente impresentable. Seguimos sin ver cambios al bono de “rendimiento” de los niños y niñas más vulnerables de este país.

Los anuncios del 21 de mayo en materia de infancia, de llevarse a cabo, supondrían sin duda cambios sustanciales y necesarios a la institucionalidad encargada de velar por la infancia. Pero el tiempo pasa. Es urgente que comencemos a actuar desde ya, que definamos un acuerdo nacional que aborde todos los temas de infancia y que se haga cargo de esta enorme deuda que nuestra sociedad mantiene con los niños y niñas. Pero para eso, para construir un país que esté a la altura verdaderamente de las necesidades de los más pequeños, requerimos del compromiso de todos. ¿Estamos convencidos de querer saldar esta deuda que tenemos con la infancia?

Déjanos tu comentario