Mapuray: Más que una feria de los domingos

DSC04328“¡La feria le da vida a Octay!”. Con esas palabras, Jessica Trafián, presidenta de la Feria Mapuray, de Puerto Octay, resume el sentir general de toda una comunidad. Los vecinos de Puerto Octay han logrado consolidar sus lazos sociales gracias a un evento que se celebra todos los domingos, poblando las calles del lugar precisamente de eso, de “vida”.

Huevos frescos, miel, queso, música… En la Feria Mapuray uno puede encontrar de todo. La mayoría de los productos que se comercializan son cosechas de pequeñas huertas que han sido cuidadas durante todo el año, conservas hechas en casa y reciclaje de utensilios. Eso ha permitido activar localmente iniciativas comerciales de pequeña escala. Pero lo más importante de la Feria Mapuray no es eso. Lo más importante de esta feria, que está celebrando su primer aniversario, es la excusa que les ha dado a sus habitantes para reunirse en comunidad y permitirles el encuentro e intercambio de conocimientos o noticias.

“Un domingo un colega dijo: ‘¡Hace frio!, ¿porque no organizamos un caldillo?’ ¡Y ahora almorzamos todos los domingos aquí juntos, como una familia!”. Para Moisés Miranda, secretario de la Feria Mapuray, esa unión es el mayor logro y celebración que hay que hacer en este primer aniversario de la actividad.

Fue hace exactamente un año cuando los vecinos de Puerto Octay y los profesionales de Servicio País, programa de Fundación para la Superación de la Pobreza (FUSUPO) daban nacimiento a esta iniciativa, sin ser conscientes todavía de la relevancia que cobraría con el tiempo. En una comuna donde el frío y la lluvia dificultan la vida en comunidad, una feria libre que comenzó a celebrarse todos los domingos se convirtió pronto en un hito cultural capaz de acercar a los vecinos y consolidar lazos, sumando oportunidades y enfrentando juntos las debilidades colectivas e individuales.

1476384_1418353825067383_1528524584_nLa feria libre de Puerto Octay no es sólo una feria; es un elemento dinamizador dentro de una comunidad, que ha permitido consolidar los lazos de las personas y organizaciones que conviven en la localidad; es un evento al que le han dedicado tonadas de guitarra; una actividad que sus vecinos esperan cada domingo, no sólo para comprar verduras frescas o vender un par de zapatos, sino para saber cómo están los demás, hablar sobre las novedades de la semana y conocer las oportunidades que están a disposición de todos. La Feria Mapuray es no es sólo una feria; es una feria que llenó de “vida” a Puerto Octay.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *