UNICEF, Gobierno e INDH celebran 25 años de la Convención Sobre los Derechos del Niño

Unicef11La Representante de UNICEF Chile, Hai Kyung Jun; junto a la Ministra Secretaria General de la Presidencia, Ximena Rincón; la Directora Nacional del Instituto de Derechos Humanos, Lorena Fries; y el Centro Interdisciplinario de Estudios Interculturales e Indígenas, celebraron los 25 años de la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño por la Asamblea General de Naciones Unidas. Esta conmemoración se realizó en el marco del seminario “Diversidad Cultural y Derechos de la Infancia: Hacia políticas públicas con enfoque intercultural”.

En el día en que se celebra un nuevo aniversario de este tratado internacional, UNICEF presentó, a nivel mundial, el informe “Estado Mundial de la Infancia 2015. Reimaginar el futuro: Innovación para todos los niños y niñas”. El texto convoca a los gobiernos, profesionales, empresas, activistas y comunidades a colaborar en la generación de nuevas ideas e innovaciones que respondan a los problemas más urgentes que afectan a la infancia.

Proyecciones oficiales indican que, en 2050, casi 2.700 millones de personas serán menores de 18 años. El informe muestra que en la actualidad se vulneran múltiples derechos de millones de niños y adolescentes. Esta situación provoca que sea imperativo que los gobiernos, las empresas y la sociedad, en conjunto, afronten las desigualdades y reduzcan las disparidades a través de la “innovación para la equidad”, cuyo objetivo es mejorar la vida de los niños y adolescentes más necesitados mediante soluciones adaptadas a sus realidades locales.

Por ejemplo, el 20% más pobre de la infancia mundial tiene el doble de peligro de morir durante sus primeros cinco años que el 20% más rico; y uno de cada tres niños carece de identidad jurídica porque no se llevó a cabo el proceso de registro de su nacimiento. Además, casi uno de cada cuatro niños de los países menos adelantados trabaja y millones de niños sufren las consecuencias del abandono, la discriminación y la violencia física y sexual.

“Para que la innovación beneficie a todos los niños tenemos que buscar nuevas maneras de alentar y alimentar ideas que resuelvan nuestros problemas (…) Las soluciones provendrán de redes y comunidades dedicadas a la innovación, que trascienden las fronteras para llegar a quienes resulta más difícil prestar ayuda. Éstas se originarán entre los jóvenes, adolescentes y los propios niños”, explicó Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF. “En el mundo, cada vez más interconectado, las soluciones locales pueden tener efectos mundiales y pueden beneficiar a los niños que sufren inequidades e injusticias en todo el mundo”, añadió la autoridad del organismo internacional.

Cabe consignar que UNICEF ha priorizado la innovación en su red de más de 190 países, estableciendo centros para fomentar nuevas maneras de pensar, trabajar y colaborar con los aliados. Estos espacios se encuentran en Chile, Afganistán, Kosovo, Uganda y Zambia.

El “Estado Mundial de la Infancia 2014” se difundirá en formato digital, mediante una plataforma que contiene presentaciones interactivas y multimedia que posibilitan a los lectores compartir sus ideas con una comunidad de innovadores. La meta es encontrar nuevas ideas que mejoren la vida de los niños de todo el mundo. Para

LOS DESAFÍOS EN CHILE

El Estado de Chile promulgó la Convención sobre los Derechos del Niño en agosto de 1990. A la fecha, el país ha experimentado notables avances en materia de infancia y adolescencia. Sin embargo, aún persisten desafíos pendientes para cumplir con los compromisos adquiridos que buscan el bienestar de los niños, niñas y adolescentes.

En educación, Chile debe avanzar hacia la inclusión para erradicar la discriminación y asegurar que todos los niños y adolescentes posean las mismas oportunidades para aprender. En cuanto a la calidad, el principal desafío es que ellos cuenten con todas las herramientas necesarias para desarrollar al máximo sus potencialidades. Asimismo, es relevante que los niños y adolescentes accedan y permanezcan en la escuela para evitar la deserción escolar, tal como ocurre hoy con 307.122 estudiantes, de entre 6 y 19 años que se encuentran fuera del sistema educativo, tal como revela la Encuesta Casen 2011.

Prevenir la violencia contra la infancia es otro desafío clave. Según cifras del 4° Estudio de Maltrato de UNICEF Chile, el 71% de los niños y niñas ha sufrido algún tipo de violencia y el 8,7% ha padecido de abuso sexual. Para corregir este panorama es necesario una Ley de Protección Integral, una ley que prohíba el castigo corporal, mecanismos para aumentar la oferta de atención a las víctimas y un sistema de intervención y prevención del maltrato infantil.

Con respecto a los desafíos en materia de protección legal, es necesario que la anunciada Reforma Constitucional contemple un reconocimiento de los niños, niñas y adolescentes como sujetos autónomos de derechos. También es fundamental que se instaure una nueva institucionalidad para la infancia y adolescencia que les permita contar con una Política Nacional de Infancia, una Ley de Garantía de Derechos y la creación de un Defensor de los Derechos del Niño.

Según la última CASEN, el 29,5% de los niños y adolescentes indígenas viven en situación de pobreza. Además, el 88,3% de esta población no habla ni entiende su lengua. Por ello, es relevante incorporar un enfoque intercultural en políticas públicas destinadas a erradicar la discriminación en el acceso a servicios culturalmente apropiados en salud, educación, recreación, protección social, vivienda y justicia juvenil. También es necesario acabar con toda forma de violencia contra niños y adolescentes que viven en las zonas del denominado “conflicto mapuche”.

Otra preocupación tiene relación con la primera infancia, grupo que requiere de apoyo para el fortalecimiento de las familias para garantizar un desarrollo óptimo de los niños y niñas, como la paternidad activa, el perfeccionamiento de las habilidades parentales y la corresponsabilidad en las tareas domésticas. Esto implica generar políticas y programas educativos y de sensibilización que apunten hacia un cambio cultural. Otro aspecto necesario es abordar la desigualdad desde el inicio de la vida de los niños, con el fin de que crezcan en igualdad de oportunidades.

También es fundamental erradicar el trabajo infantil, que según cifras de la última Encuesta sobre Trabajo Infantil (EANNA 2012), elaborada por los Ministerios de Desarrollo Social y Trabajo y Previsión Social, 219 mil niños, niñas y adolescentes realizan trabajo infantil. Otro foco a intervenir es la pobreza, que según cifras de la Encuesta Casen 2011, afecta al 22,8% de la población menor de 18 años.

Sobre participación adolescente, es necesario que este grupo posea instancias y obtengan injerencia en la toma de decisiones que los afectan para ejercer plenamente sus derechos. Los jóvenes quieren ser ciudadanos activos en el mejoramiento de su calidad de vida, por lo que merecen ser escuchados y considerados en sus escuelas, familias y comunidades. Para esto es imperante desarrollar planes y programas que satisfagan sus necesidades de participación.

“Estos temas debiesen estar contenidos en una Ley de Garantía Universal de Derechos de la Niñez y Adolescencia, que considere la voz de los niños de este país (…) Sin duda, se ha avanzado muchísimo en estos años, pero sabemos que debemos seguir trabajando para alcanzar la plenitud de los derechos de los niños y niñas y adolescentes que viven en este país”, afirmó la Representante de UNICEF para Chile, Hai Kyung Jun.

 

SEMINARIO SOBRE INTERCULTURALIDAD

El escenario para conmemorar los 25 de las Convención sobre los Derechos del Niño fue el seminario “Diversidad Cultural y Derechos de la Infancia: Hacia políticas públicas con enfoque intercultural”, realizado en la Casa Central de la Universidad Católica, se expuso la visión de diversos especialistas sobre los derechos de los niños, niñas y adolescentes, quienes analizaron los elementos necesarios para el desarrollo de un enfoque intercultural en las políticas de infancia.

Según los organizadores, “la interculturalidad debe ser un eje transversal de la política de infancia para permitir la promoción, desde los primeros años, de la aceptación y acogida de las diferencias para legitimar el reconocimiento y respeto entre culturas”. En el evento también se presentaron ocho experiencias nacionales de trabajo intercultural con la infancia, cuyas lecciones y aprendizajes son desafíos para las políticas públicas del país.

“Hace 25 años, los niños indígenas eran considerados principalmente desde el punto de vista de la pobreza. Hoy, cuando aún debemos avanzar en el cumplimiento de sus derechos y eliminar importantes brechas respecto de sus derechos, somos capaces de debatir como sociedad sobre políticas públicas que reconozcan la riqueza de la interculturalidad que ellos aportan a la sociedad”, explicó Hai Kyung Jun, Representante de UNICEF Chile.

En tanto, Ximena Rincón, Ministra Secretaria General de la Presidencia y Presidenta del Consejo Nacional de la Infancia afirmó que “Chile avanza de manera rigurosa y sostenida en materia de infancia y vendrán cambios que tendrán un impacto positivo en la vida de miles de niños y niñas. El Gobierno va a generar una nueva relación del Estado con los niños y niñas, fundada en el respeto de sus derechos, lo que se plasmará en una nueva Ley de Garantía Universal de Derechos de la Niñez”.

Por su parte, Lorena Fríes, Directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos comentó que «un enfoque intercultural no es sólo un conjunto de herramientas que se traducen a diferentes lenguas de pueblos originarios; tampoco se acota en asegurar la pertinencia territorial y cultural de una determinada acción. Adoptarlo implica un cambio de paradigma, basado en asumir las diversidades como factor de desarrollo de los pueblos, cuya incorporación responde a un doble movimiento donde la sociedad se nutre de las diferencias y las incorpora, y éstas a la vez se plasman en el desarrollo de políticas públicas».

“Este seminario permite conocer cuál es la situación y las experiencias de protección de los derechos de los niños indígenas. Sabemos que, en este ámbito, hay temas pendientes en cuanto a inequidades, por lo que esperamos que a partir de la discusión sostenida y las experiencias presentadas, generemos información sólida y relevante para que el Estado impulse políticas públicas que refuercen la protección de los derechos de la infancia indígena, incluyendo su indispensable enfoque intercultural”, dijo Pedro Mege, director del ICIIS.

Cabe consignar que la Convención sobre los Derechos del Niños, primer tratado de derechos humanos que se refiere expresamente a la infancia indígena, reconoce que este grupo requiere de medidas especiales para el ejercicio de sus derechos, sin que sufran ningún tipo de discriminación por su origen o identidad. Asimismo, el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas establecen el deber de los Estados de proteger los derechos y la cultura de los pueblos originarios para garantizar el respeto a su integridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *