Padres se capacitan para contar cuentos a sus niños en Programa Primera Infancia de Fundación Minera Escondida

Más de 800 familias de Mejillones y más de 600 de San Pedro de Atacama se están capacitando para contar cuentos a sus niños y niñas, de entre 0 y 8 años, para mejorar su aprendizaje en el marco del Programa Primera Infancia (PPI), que impulsa Fundación Minera Escondida (FME) junto a la Asociación de Industriales de Mejillones (AIM) y los municipios de ambas comunas.

Más de 800 familias de Mejillones y más de 600 de San Pedro de Atacama se están capacitando para contar cuentos a sus niños y niñas, de entre 0 y 8 años, para mejorar su aprendizaje en el marco del Programa Primera Infancia (PPI), que impulsa Fundación Minera Escondida (FME) junto a la Asociación de Industriales de Mejillones (AIM) y los municipios de ambas comunas.

Esta iniciativa se realiza dentro de la línea Familia del PPI y busca en corto tiempo, enseñar a los padres y apoderados una estrategia para que puedan colaborar desde el hogar, en el reforzamiento del desarrollo del lenguaje y de las habilidades de comunicación de sus hijos.

La Líder de Programas FME en Mejillones, Magaly Carrasco, explicó que esta estrategia “nació de la propia inquietud de los padres y apoderados, que pese a todas sus intenciones de tener una labor más activa en el aprendizaje de sus niños y niñas, no siempre tienen las herramientas necesarias”.

La estrategia de Cuenta Cuento consiste en una actividad que se desarrolla los 30 minutos previos a la reunión de apoderados, en la que se presenta una breve dramatización de un cuento y además, se les entrega un libro con 365 relatos para leer todos los días a los niños, desde sala cuna a segundo básico.

De esta manera, el Cuenta Cuento permite entregar una estrategia específica a los padres en un ambiente no académico, más familiar, muy acotado y de alto impacto, dentro de las reuniones de apoderados. Así mediante la “técnica de la experiencia y narración dramatizada de un libro, ellos comprenden lo que pueden transmitir a los niños mediante la lectura de un cuento”, precisó el tallerista de Cuenta Cuento, Ignacio Cortés.

Eso fue justamente lo que alabó la abuelita de un alumno de primero básico de la Escuela María Angélica Elizondo de Mejillones, Jacqueline Gómez, quien manifestó que “me gustaría que fuera más seguido para que los apoderados aprendan a comprender a los niños, porque a los padres de ahora a veces les cuesta entenderlos”.

La apoderada Myriam Echegoyen participa desde el año pasado en el programa y ha visto resultados en el aprendizaje de su hijo que cursa segundo año básico, debido a que “le han encantado todos los cuentos que le he leído, ahora le gusta leer, ver las ilustraciones de los libros y tiene más desarrollada la imaginación, además que nos ayuda a los papás para que nos involucremos e interactuemos más con nuestros niños”.

Las escuelas, los jardines infantiles, directores, educadoras y profesores de primero básico “han sido bastantes generosos porque nos cedieron 30 minutos de su reunión, lo que va de la mano con lo que promueve la Línea Familia y el Programa Primera Infancia en sí”, añadió la Líder de Programa FME en San Pedro de Atacama, Elena Campillay.
En tanto, las reuniones de Cuenta Cuento fueron contempladas para igual número de niveles, beneficiando a 1.511 familias de jardines infantiles y escuelas de ambas comunas apoyadas por el PPI.

Déjanos tu comentario