Participantes de mi Barrio Sustentable ahorraron agua y construyeron áreas verdes comunitarias

La iniciativa de Essbio, Fundación Urbanismo Social y efizity se realizó por tercer año consecutivo en barrios de vivienda social, ayudando a los vecinos a cuidar el medio ambiente y el bolsillo en comunidad.

Las comunidades de los barrios Enrique Knothe y Santa Inés de Chillán Viejo que fueron parte de la versión 2015 del programa “Mi Barrio Sustentable” participaron en las ceremonias de cierre que se realizaron junto a representantes de Essbio, Urbanismo Social y autoridades locales, en las que se instaló una placa conmemorativa en los nuevos espacios comunitarios arbolados construidos en el marco de la iniciativa.

Las comunidades festejaron por haber logrado la meta de ahorrar y aumentar las áreas verdes para sus barrios con el apoyo del programa y de manera participativa, apadrinándose cerca de un centenar árboles -para garantizar así su crecimiento y mantención-.

Los hogares alcanzaron un ahorro promedio de 13%, lo que se traduce en $11.500 por hogar, destacando además que hacia fines de año el ahorro es cada vez mayor –lo que refleja el aprendizaje que ocurre durante el programa-. Los hogares “más eficientes”, en tanto, ahorraron un 21%, porcentaje que en pesos es de $19.100.- por hogar.

En el barrio Enrique Knothe de Chillán se reutilizaron 1.100 metros cuadrados de superficie, instalando plantas y arbustos, junto a riego automático, además de mini arcos de fútbol, plantas, jardineras, topes de autos y juegos infantiles. En el barrio Santa Inés 1.800 metros cuadrados de superficie son ahora un espacio arbolado, con árboles nuevos y riego automático.

Los espacios equipados correspondías a zonas deterioradas de ambos barrios, que ahora cuentan con especies arbóreas nativas y riego tecnificado sustentable. Para equipar estos lugares se gestionaron alianzas con la Corporación Nacional Forestal, CONAF, y con los municipios respectivos, quienes fortalecieron la sustentabilidad de las áreas verdes comunitarias.

En la actividad, las familias dijeron que esperan seguir consumiendo agua responsablemente, ya que esto les ayuda en la economía del hogar, puesto que quienes tienen bajos ingresos mensuales no disponen de recursos suficientes para pagar cuentas de servicios básicos y financiar el resto de los gastos del hogar.

Además, las comunidades de nuevos barrios de vivienda social generalmente provienen de asentamientos irregulares o han vivido de allegados por lo que no tienen la costumbre de pagar cuentas. Por eso es fundamental apoyarlas en el entendimiento de los cobros, procesos de tratamiento y métodos de ahorro.

“Con Mi Barrio Sustentable apoyamos la instalación individual de las familias en las viviendas, y colectiva de la comunidad en el barrio, educándolos, en el uso eficiente del agua para que cuenten con recursos disponibles para otros gastos y fortaleciendo la organización comunitaria de manera que tomen decisiones participativas y compromisos comunitarios” explicó Pilar Goycoolea, Ejecutiva de la Fundación Urbanismo Social.

Por otra parte, “además de educar sobre temáticas vinculadas al consumo de agua, tales como funcionamiento del sistema en el barrio, mantención y prorrateo de gastos comunes, explicación de boletas, subsidios y gasfitería simple para evitar fugas, entre otros, generamos una instancia de acercamiento entre la empresa sanitaria y sus clientes más vulnerables, para construir una relación permanente que favorezca el cuidado, mantención y desarrollo del barrio”, destacó Sergio Giacaman, Sugerente RSE de Essbio.

En los cierres se reconoció especialmente el trabajo de los Embajadores Comunitarios, vecinos que trabajaron en los barrios apoyando el desarrollo del programa. Los asistentes y autoridades dieron sus palabras y se finalizó con actividades recreativas de zumba y fútbol.

Déjanos tu comentario