Guiando en la sala de clases

sebastián Errázuriz 1
CEO y fundador Actitud Lab

Es muy factible que exista un rechazo por parte de los alumnos en levantarse todas las mañanas de manera desmotivada para ir clases, si tienen al frente a un profesor que llega con su material de apoyo para ponerse a dictar, o que esté en el pizarrón escribiendo ante un curso en donde reina el silencio. Simplemente no es ese el tipo de educación que le queremos brindar a nuestros niños y jóvenes.

Hay que hacer partícipes a los estudiantes en la sala de clases, motivarlos a que den su opinión y que sientan que son un aporte ante sus maestros y no un obstáculo. Foméntenle sus talentos y capacidades que están muchas veces en estado de hibernación por el mínimo uso que les dan como estímulo.

El verdadero aprendizaje no pasa por una estructura tan rígida y estructurada como lo hay todavía en establecimientos educacionales a lo largo de Chile. Hace falta un mayor dinamismo e interacción a la hora de impartir las lecciones en el aula. Cómo no va a ser motivante para los jóvenes aprender sobre el Combate Naval de Iquique a modo de una actuación teatral, en vez de entregarles una guía que tendrán que memorizar principales fechas y personajes para la siguiente clase.

Hasta los mismos profesores se sentirían más orgullosos de su labor si ven en sus alumnos ganas de aprender y de participar. Aparte de los padres, fuera de sus hogares depende de ellos formarlos para que lleguen a ser personas completas en valores y virtudes, que tengan convicciones y sueños por los que hay que luchar hasta conseguirlos.

Inspiren a sus alumnos a ser los mejores, a no darse nunca por vencidos. Háganlos competir de una manera sana y lúdica. Que aprendan a ganar y perder. Inculcarles que la vida tiene sus dificultades y tropiezos, pero siempre llegará el momento de levantarse.

Propónganles todos los días algo nuevo a sus a sus estudiantes. Contenidos o actividades que trasciendan en el tiempo para que les sirvan en su quehacer profesional y familiar al momento de decidir formar un hogar. Las buenas clases y esos motivantes consejos que alguna vez recibimos de nuestros académicos, son los que van ayudando a construir los cimientos para definir hacia dónde van nuestros anhelos e intereses.

El que los jóvenes puedan sentirse libres en lo que quieren hacer por el resto de sus vidas es muy importante. Pero ese objetivo no se logra solo. Profesores, profesoras: ustedes son clave en la conducción de la locomotora para entregarle a sus pupilos las herramientas necesarias, que logrando encontrar de esta manera sus identidades al momento de definir su presente y proyectar el futuro.

0 respuestas a “Guiando en la sala de clases”

  1. Hola. Si me dan tiempo, si puedo estudiar, perfeccionarme, hacer un magíster, un diplomado un doctorado, etc., sin perder mi sueldo, hago todo eso.
    Si puedo lograr cobertura de aprendizajes, hago todo eso. Si se ponen en mis zapatos, hago todo eso. Si me pagan mejor, hago eso y mucho más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *