Mujeres: Nunca es tarde para trabajar

Es la Directora Ejecutiva de Fundación para la Promoción y Desarrollo de la Mujer (PROdeMU). Abogada de la U. de Chile y MBA de la U. Católica. Anteriormente formó parte de la Fundación Chile Unido.

En los últimos años hemos observado el crecimiento sistemático y permanente del número de hogares liderados por una mujer en nuestro país –principalmente en los sectores más vulnerables-, lo que, en conjunto a incentivos como el postnatal parental de seis meses o el Bono al Trabajo de la Mujer, han desencadenado un aumento del interés y participación de las chilenas en la actividad productiva.

Si bien esta realidad ha sido un importante desafío social para las políticas públicas, también ha sido un gran desafío para las mujeres, quienes sin importar su edad o condición, asumieron una responsabilidad al salir a buscar oportunidades laborales que mejoren la calidad de vida de sus familias, convirtiéndose en las nuevas jefas de sus hogares.

Un 43,4% de las 38 mil beneficiarias que acudieron el año pasado a las 54 sedes provinciales para participar de los programas de Fundación PROdeMU eran jefas de hogar. Si consideramos el programa Mejorando Mi Negocio, instancia formativa de quienes ya tienen un emprendimiento, esta tasa aumenta a un 59,3%.

El promedio de edad de las participantes fue de 39 años. El interés laboral más tardío se intensifica en los sectores rurales. La media del programa de emprendimiento Formación y Capacitación para Mujeres Campesinas fue de 45 años, situación que se reduce en 10 años en el programa de capacitaciones de oficios dependientes más urbanos como Ellas Buscan Trabajo.

Cabe considerar que el 56,6% de las mujeres participantes no desarrollaba ningún tipo de actividad laboral al ingresar a nuestros programas. De esto se desprende que, una vez que nuestras mujeres asumieron su rol como cabezas de hogar, no consideraron su edad como una barrera de ingreso al mundo del trabajo. Poco a poco superamos las barreras históricas y se abren espacios para que se amplíe la participación laboral femenina.

¿Qué vemos en el trabajo de las chilenas más vulnerables de nuestro país? Que cuando crecen las chilenas, crece nuestro país.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *