¿Por qué los pobres no votan?

Andrés Millar es sicólogo y se desempeña como Director de Operaciones Sociales, a cargo de los más de 500 programas sociales del Hogar de Cristo
Andrés Millar es sicólogo y se desempeña como Director de Operaciones Sociales, a cargo de los más de 500 programas sociales del Hogar de Cristo

Durante los periodos eleccionarios, una de las principales invitaciones que tenemos los chilenos es a imaginar y juntos construir un país mejor. No obstante, las propuestas que se han dado a conocer para lograr este objetivo en común, han invisibilizado uno de los temas más importantes que nos atañen como sociedad, evitando que reflexionemos profundamente acerca de qué es lo que podemos hacer como comunidad para erradicar la pobreza y la exclusión de la cual son víctimas miles de compatriotas.

Para poder dar solución a esto, es vital que cómo sociedad generemos un cambio de conciencia que nos permita dar cuenta que la exclusión, la desigualdad y la falta de oportunidades existentes en nuestra sociedad son las principales causas por las que miles de chilenos viven bajo la línea de la pobreza, y que esto junto con desincentivar su participación en el ámbito de lo político, nos impide contar con una visión de mundo que es trascendental para lograr las transformaciones que Chile necesita.

 

Es en este contexto por lo tanto, en el que se hace imprescindible visibilizar y reconocer el valor y el heroísmo con el que miles de personas en situación de pobreza alrededor del mundo, y que sólo en Chile representan el 14.4% de nuestra población, se  levantan todos los días en la mañana y al salir de sus casas o refugios le hacen frente a un nuevo día, mucho de ellos con desesperanza y frustración tras días, meses, años e incluso generaciones, siguen viviendo o por lo menos  intentan hacerlo.

 

No obstante, también debemos considerar a todas aquellas personas que, a pesar de las dificultades generadas por la situación en la que viven, enfrentan el día con optimismo (sí leyó bien), porque aunque viven bajo el umbral de la pobreza saben que ello no es consecuencia de su esfuerzo (ya que llevan años haciendo hasta lo imposible por salir de allí), sino que se debe a las oportunidades que como sociedad no le hemos sabido brindar.

 

Asimismo, debemos reconocer a todas aquellas personas que con valentía han sabido reponerse a historias llenas de dolor y que los han excluido doblemente de nuestra sociedad, ya sea porque tienen a un familiar enfermo y no le pueden prestar los cuidados necesarios, porque tienen algún grado de discapacidad mental y por eso mismo impedimos su inserción en cualquier ámbito, porque no pueden acceder una educación de calidad que les brinde nuevas oportunidades, o simplemente porque no cuentan con la capacidad para escoger en qué lugar quieren vivir condicionando con ello su pleno desarrollo.

 

Es por ello que en tiempos como estos mi admiración va dirigida a todos aquellos que a pesar de vivir en situación de pobreza luchan día a día con dignidad, valor y heroísmo por insertarse plenamente en un mundo que no es ni rápido ni prolijo en el otorgamiento de oportunidades, y también por todos aquellos quienes contribuyen a que el reconocimiento de los más pobres se transforme en su mayor inclusión, en más oportunidades, en solidaridad y pero por sobre todo en justicia.

0 respuestas a “¿Por qué los pobres no votan?”

  1. Los pobres no votas por múltiples razones. Económicas, casi todas. Pero, poniéndose una mano en el corazón:¿Qué va a cambiar en su vida que el Presidente, el Senador, Diputado o Alcalde sea Fulano o Mengano? ¿que sea de izquierda, derecha, arriba o abajo? El pobre NO ES ciudadano, porque a él no le llega nada de lo que prometen los candidatos. Alguien se apropia de sus beneficios antes de que siquiera pueda verlos. Entonces, ¿para qué votar?. Habría que ser masoquista supino…

  2. El goísmo de los Chilenos, es una de las principales causas de la pobreza de nuestra gente. Chile nunca ha sido solidario con su gente,prefiere al que viene de otras latitudes, en lugar de su gente; creo que esto obedece a la mentalidad de isleño.

  3. A los pobres no les interesan los cambios, pues ellos tienen todos los bonos, regalias, gratuidades y beneficios sociales que se han creado en este país.

    Conozco personas que estudian en Universidad que reciben toda clase de becas y beneficios, los que incluso reciben dinero para el bolsillo.

    Sin embargo estos beneficios no alcanzan para la clase media, los cuales deben pagar todo.

    A veces los beneficios rayan en lo absurdo, por ejemplo una persona que salió de la Universidad y no está pagando sus créditos se le ofrecen una serie de beneficios como rebajas en el monto de la deuda, aquel que se encuentra con sus pagos al día no tiene ningún beneficio.

    El mejor negocio en Chile es pasar por pobre por ejemplo una viuda que convive con un trabajador de Codelco donde él gana un gran sueldo, no lo pasa en la ficha CAS como pariente ni conviviente y sus hijos reciben todos los beneficios, pero tienen los aparatos de ultima tecnología en sus hogares, ella aparecerá sola como sostenedora del hogar.

    En fin casos hay muchos, dejen a los pobres en paz ellos están muy bien. Tal vez al hablar de pobres se estén refiriendo a los marginales que viven en la calle, muchas veces por decisión propia.

    A los pobres en Chile no les conviene dejar de serlo.

  4. Sólo cifras de El Mercurio (18.01.10) CHILE 1989-2009:
    – PIB per cápita corregido por paridad de compra: US$ 4.542; US$ 14.299
    – Pobreza: 38,8%; 13,7%.
    – Analfabetismo: 5,6%; 4,2%.
    – Matriculados en la educación superior: 249.482; 809.417.
    – Inversión en Salud: US$ 7 millones; US$ 307 millones.
    – Médicos en el sector público: 60.008; 86.260.
    – Kilómetros de líneas de metro: 27,3; 94,5.
    – Salas de cine: 193; 309.
    – Parque automotor 968 mil vehículos; 3 millones.
    Sumemos la amplia vigencia de las libertades públicas y, por tanto, el término del terror.
    ¿No cambia nada de nada votar por uno o por otro?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *